La meta de inflación tendrá que esperar un año más

145

Juan José Echavarría, gerente del Banco de la República, señaló que la inflación cerraría este año cerca del 4% y la ‘fan chart‘ del Emisor deja ver que el resultado sería superior al limite alto del rango meta. El gerente advirtió que la tasa de interés todavía es restrictiva pues siguen preocupados por la tendencia inflacionaria.

Sin embargo el gerente Echavarría se mostró optimista frente a la posibilidad de que la inflación sea incluso inferior al 4% al cierre de este año, pese a que la inflación sin alimentos aumentó en abril.

Echavarría agregó que la Junta Directiva del Banco de la República está pensando en cómo llegar a un número cercano a 4% al final de este año y cuando ya se sienta “cómoda” con la inflación, pensará en cómo impulsar la economía que según sus cálculos habría crecido 1,3% en el primer trimestre, con un rango entre 0,8% y 1,8%.

El gerente también le respondió a quienes piden que las tasas de interés sigan cayendo 50 puntos básicos en cada reunión y señaló que mientras el presidente de la República se va en un año, la Junta Directiva debe quedarse en su cargo entre 4 y 12 años y debe garantizar la inflación.

“La Junta debe quedarse ese tiempo para que ‘pague sus errores‘ y tome buenas decisiones, el Gobierno no tiene incentivo para políticas de largo plazo porque son cargos de corta duración”, agregó Echavarría.

En abril la inflación básica seguía por encima del 5%, es decir un punto porcentual arriba del margen superior del rango meta, mientras que el indicador de alimentos disminuyó hasta 2,5% en abril. Sin embargo, el gerente advirtió que “es malo que los alimentos sean tan flexibles y es posible que no se comporten tan bien en el futuro por efectos estadísticos” y les preocupa que no todos los componentes de la inflación presentan el mismo comportamiento.

Otra mala noticia para el Emisor es la inflación de regulados, que está subiendo nuevamente.

Por otro lado, las expectativas de inflación del mercado a dos y tres años ya estan cerca al 3%. Y “los mercados saben que con seguridad en el 2018 de cumplirá la meta”, destacó Echavarría.

El Emisor mantiene su pronóstico de déficit de cuenta corriente en 3,6% al cierre de 2017 y espera que ese ajuste no afecte el crecimiento de la economía.
Echavarría agregó que no está mal que el Gobierno se endeude para hacer frente a los choques externos, siempre y cuando tome las medidas necesarias para cerrar dichas deudas en el futuro y permitir nuevamente el crecimiento nacional. En ese sentido, señaló que para lograr ese objetivo, es importante la Comisión del Gasto Público para disminuir dicho gasto y equilibrar los ingresos de la Nación mediante la reforma tributaria que se aprobó en diciembre.

Al Banco de la República, también le preocupa el índice de confianza del consumidor, ya que el consumo representa el 65% del PIB y con un bajo consumo, el crecimiento nacional será bajo.

Debemos reconocer que estamos en una situación difícil. Un crecimiento de 1,6% en el último trimestre del año pasado es un dato muy malo pero hay que reconocer que sufrimos un gran choque externo y se deben tomar medidas para que el país vuelva a crecer. Eso quiere decir tomar medidas y hacer reformas estructurales que permitan cambios como aumentar la competitividad y productividad de las empresas.

Echavarría advirtió que se requieren reformas en las pensiones, el comercio, el campo y otros campos que además aumenten el ahorro del país, que tiene dos formas de darse: el superávit fiscal y la reforma pensional que modifique los subsidios pensionales que por ahora son regresivos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente