La NASA ha encontrado evidencia de que Europa podría albergar vida alienígena

164

JúpiterCientíficos han encontrado más evidencia de que Europa – una de las 67 lunas conocidas de júpiter – podría albergar vida alienígena dentro de sus océanos congelados.

La pequeña luna ha sido etiquetada por la NASA como “el lugar más probable en el que podemos encontrar vida hoy día en el Sistema Solar”, gracias a sus profundos y salados océanos que se sospecha están escondidos bajo una capa corteza congelada.

Y ahora un nuevo estudio ha mostrado que el balance químico de aquellos océanos podría ser muy similar a los de nuestro planeta, sugiriendo que habría suficiente hidrógeno y oxígeno para la formación de vida – incluso sin la actividad volcánica.

Para entender cómo podría funcionar, el equipo comparó el potencial de producción de hidrógeno y oxígeno de Europa con el de nuestro planeta.

Para los propósitos de este estudio, sólo observaron los procesos que no incluían volcanismo – se piensa que la actividad volcánica pone en marcha la formación de vida, pero el equipo quería analizar si los procesos pasivos de la luna podrían hacer lo mismo.

Y para su sorpresa, calcularon que así es. El estudio, publicado en el diario Geophysycal Research Letters, mostró que las cantidades de ambos gases en la luna de Júpiter serían comparables en escala a los de nuestro planeta.

En la Tierra, los océanos crean hidrógeno a través de un proceso llamado serpentinización. Esto sucede cuando el agua salada inunda las grietas en la corteza terrestre y produce una reacción con los minerales que yacen ahí produciendo hidrógeno y calor – dos ingredientes importantes para la vida.

El potencial de que esto sucediera en Europa fue el primer marcador de vida en el que los investigadores se han enfocados, y basándose en la forma en que la luna se ha enfriado desde su formación, calcularon que podría tener fracturas en su interior rocoso de hasta 25 km de profundidad. En otras palabras tiene mucho espacio para formación de hidrógeno.

Entonces el equipo observó la formación potencial de oxígeno. Esto podría suceder cuando las moléculas de agua congeladas de la superficie congelada de los océanos son separadas por la radiación cósmica, y predijeron que entonces los elementos serían ciclados de vuelta a las profundidades oceánicas.

Así que los dos gases están en Europa – ahora el vínculo restante es la vida. “Sea o no que la vida y procesos biológicos completan el circuito es parte de lo que motiva nuestra exploración de Europa”, afirmó Kevin Hand, uno de los investigadores.

Es por ello que la NASA está planeando una misión para sobrevolar Europa en 2020 y hasta que no mandemos una sonda para escanear lo que hay debajo del hielo, no podemos afirmar si la luna es o no capaz de albergar vida.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente