La ONU, ¿culpable del brote de cólera en Haití?

285

La Organización para las Naciones Unidas (ONU) finalmente ha reconocido que jugó un papel en el brote de cólera que comenzó hace seis años en Haití y que ha la fecha a matado a miles de personas e infectado a casi 800,000.

Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, admitió por primera vez la semana pasada que la organización estuvo involucrada en el inicio del brote y necesita hacer mucho más para arreglar el problema.

Pero un reporte confidencial interno obtenido por el diario The New York Times dio un paso más, concluyendo que la epidemia ‘no se habría esparcido de no ser por las acciones de las Naciones Unidas”.

El cólera es causado por la bacteria Vibrio cholerae, que es transferida por medio de los desechos humanos. Antes del 2010, Haití no había tenido un brote de cólera en más de 100 años, pero en 2010 la enfermedad comenzó a aparecer a lo largo del río Meille.

Pero resulta que esto sucedió poco después de que un grupo de 454 integrantes de las fuerzas de paz de la ONU se mudaran a una base cercana – llegando de una misión en Nepal, que en ese momento estaba pasando por un brote de cólera – para ayudar a los pobladores tras el devastador terremoto de 2010.

Las aguas negras de la base llegaron a partes del río, y desde entonces investigadores han argumentado que esta es la única causa posible del brote de cólera en Haití.

De acuerdo con las cifras oficiales, la epidemia ha matado al menos a 10,000 personas, pero las estimaciones de algunos científicos son muy superiores. Los pacientes de cólera sufren de una deshidratación severa producida por fuertes vómitos y diarreas.

La ONU no había aceptado nivel alguno de responsabilidad hasta ahora y han sostenido su inmunidad frente a cualquier acción legar en su contra con relación al brote.

Esta no es la primera vez que se critica el trabajo de la ONU en Haití. Según un estudio en PLOS Medicine publicado en enero, la ONU pudo haber reducido la probabilidad del brote en un 91% si hubieran administrado tratamientos de quimioprofilaxis, acción que les hubiera costado menos de $1 dólar por miembro de las fuerzas de paz.

La peor parte de todo esto es que el brote de cólera en Haití aún no ha sido controlado y la cifra de muertes continúa aumentando. Esperemos que el aceptar la responsabilidad sea el primer paso que la ONU dé para controlar la situación.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente