Diciembre es un mes con particulares características: nos anima el espíritu y nos sacude del letargo; nos incita al festín, a la degustación de bebidas espirituosas y platillos suculentos. Y nos invita a hacer proyecciones para el calendario que ha de contarse después de las 12 de la noche del día 31.

Pero también este mes tiene la particularidad de «empujar» a muchas personas por el despeñadero de los errores ─¡ay, Dios!─ al momento de escribir sus mensajes alusivos a la época. Ese detalle «empaña», gramaticalmente, tanto alboroto y tanta alegría.

Si bien todos los otros once meses del año tienen su acopio de deslices idiomáticos, «por cantidades industriales» ─como decía un colega mío, ya en los aposentos del Cielo─, los de diciembre son peculiarmente «distinguidos». Sí, porque no se cometen en ningún otro mes del año. Son exclusivos de diciembre, pues apenas se emplean durante su discurrir las expresiones y palabras con las que mucha gente tropieza y cae.

Veamos, pues:

  • Escriben Feliz navidad. Error. Se escribe feliz Navidad. La única de esas dos palabras que lleva mayúscula inicial es ‘Navidad’, porque es un sustantivo propio de una festividad mundial; se destaca con ello la trascendencia orbital que se le otorga a esta época. La efe (f), de ‘feliz’, en cambio, debe escribirse en minúscula inicial, salvo si con ese término se comienza oración.
  • Escriben nochebuena. Error. También se precisa en este vocablo la mayúscula inicial: Nochebuena. Impera la misma razón del caso anterior.
  • Escriben año nuevo. Error. Lo correcto es Año Nuevo, por la razón ya anotada: son sustantivos propios de una festividad reconocida en el mundo.
  • Escriben Feliz año nuevo y mucha Prosperidad. Corrección: feliz Año Nuevo y mucha prosperidad. Con pe (p) en minúscula.
  • Escriben Natilla, Buñuelos, Pavo Relleno, Tamales, Galantina, Pollo Relleno, Chuleta. Error. Esas mayúsculas iniciales son anglicismos ortotipográficos. Los sustantivos comunes ─como los aquí citados─ se escriben con minúscula inicial siempre. Entonces: natilla, buñuelos, pavo relleno, tamales, galantina, pollo relleno, chuleta. ¡Aunque se los quiera destacar por su exquisitez!
  • Escriben niño Jesús y divino niño. Error. Se escriben: Niño Jesús y Divino Niño, por la deidad a que se refieren esas expresiones. Representan a Jesucristo en su niñez.
  • Escriben Pastores de Belén. Error. Lo correcto es pastores de Belén. Aunque la figura pastoril también surge en el ambiente de diciembre, ‘pastores’ es sustantivo común; por lo tanto, no lleva mayúscula inicial. Belén sí se escribe en mayúscula inicial, porque es un topónimo, por tanto, es sustantivo propio.
  • Escriben Venturoso y Próspero año nuevo. Error. Se escribe: venturoso y próspero Año Nuevo. Los adjetivos ‘venturoso’ y ‘próspero’ no requieren de mayúsculas iniciales, a menos que con ellos comiencen oraciones gramaticales. La palabra próspero ─esdrújula─ debe llevar tilde en la primera o. De no ser así, se convierte en primera persona del verbo prosperar: yo prospero.
  • Escriben Felices pascuas. Error. Se escribe felices Pascuas. Es fiesta solemne. ‘Tiempo desde la Natividad de nuestro Señor Jesucristo hasta el día de Reyes inclusive’. (Diccionario de la Real Academia Española).
  • Escriben Nacimiento, Portal y Pesebre. Error. Se trata de sustantivos comunes que hacen alusión al lugar donde nació Jesús de Nazaret. Y, como se sabe, los sustantivos comunes no requieren de mayúscula inicial: nacimiento, portal y pesebre.

Y mientras usted «digiere» estos apuntes, yo hago votos porque la luz del Redentor ilumine los cerebros de los hispanohablantes, para que ─si lo desean, por supuesto─ corrijan y mejoren la escritura en diciembre y en el nuevo año.

Por: Jairo Cala Otero
Periodista autónomo – Cultor del Español

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente