La permanente reinvención de la Televisión

247
reinvención de la Televisión

Uno de los mayores errores que han cometido históricamente los analistas de medios, es caer en el juego de las predicciones apocalípticas. La aparición de nuevas tecnologías desencadena euforias en los consumidores, que hacen pensar que todas las demás tecnologías anteriores desaparecerán en muy corto tiempo. Este fenómeno pasó con el surgimiento de la radio que sirvió para que muchos sentenciaran a muerte la prensa, posteriormente se repitió con la televisión, que bajo la premisa de: “Quien va a querer solo escuchar, si ahora puede ver y escuchar” auguró la muerte segura y rápida de la radio. No obstante, en ambos casos, todos los vaticinios fallaron y los más irónico es que, aunque ocurrieron durante la primera mitad del siglo XX y hoy, en pleno siglo XXI, la prensa sigue existiendo y la radio también.

La Televisión tradicional, aquella que recibimos bajo la modalidad Broadcast, ya sea por aire, satélite o cable, está siendo objeto del mismo pesimismo por parte de expertos y consumidores, que ante la euforia del video en Internet, auguran una muerte rápida y fulminante para la televisión tradicional, sin embargo tal y como lo hemos analizado en artículos anteriores, dicha predicción carece de fundamento ya que por el contrario, lo que el mercado global muestra, es que habrá larga vida para la Televisión.

La evidencia no solo está demostrando la permanencia del modelo actual de la televisión, sino que la innovación, le está aportando tanto oxigeno, que está en capacidad de competir con cualquier OTT.

¿De qué manera se está reinventando la Televisión Tradicional?

De aquella televisión en blanco y negro de la primera mitad del siglo XX ya muy poco queda, la caja mágica ha evolucionado conforme la tecnología ha venido emergiendo, lo hizo cuando se convirtió al color, incorporó el transistor, cuando redujo el grosor de las pantallas y desechó los tubos catódicos, cuando experimentó con el plasma y el led, para luego evolucionar al LCD y el OLED, dio un salto sin precedentes cuando se volvió digital apalancada por los esfuerzos europeos a través de las normas DVB-S-C-T y posteriormente por el perfeccionamiento que aportaron los Japoneses con el ISTB para volverse móvil,  evolucionó de una sola resolución estándar al video en Alta Definición y no se quedó allí, pues en muy corto tiempo pasó a la Alta Definición Completa y a la Ultra Alta Definición conocida como 4k, que no es más que un nivel intermedio para dar los siguientes saltos al 6, 8, 10K y lo que traiga el futuro.

Pero tal vez el cambio más significativo que está experimentado la televisión es la incorporación del denominado: “DVR: Digital Video Recorder”, que posteriormente evolucionó al concepto de: “Catch Up TV”, impulsado por la marca que lleva su nombre y traducido comúnmente al español como “Televisión Al día”, una tecnología que permite al sistema de recepción de televisión, ya sea el mismo televisor, un Set Top Box o cualquier otro dispositivo, grabar los contenidos para ser posteriormente reproducidos a demanda por el usuario, mediante un entorno amigable, intuitivo y fácil de utilizar.

La génesis perfeccionada de este sistema fue el denominado sistema: “TIVO”, una tecnología que se masificó rápidamente en Estados Unidos y que causó furor entre los usuarios de la televisión, entendiéndose la misma, posiblemente como la evolución y simplificación del VHS, El Betamax o el DVD Recorder. Esta tecnología aprovechó la era digital, e incorporó todos los beneficios en un mismo aparato, sin necesidad de suministros externos como casetes o discos, además de que la guía electrónica de programación simplifica el proceso de grabación y reproducción de los contenidos.

En términos simples, mediante esta tecnología un usuario, que por ejemplo gusta de una serie de Televisión, toma el control remoto se ubica en la guía de programación y selecciona con un botón la opción de almacenar varios o todos los capítulos de la serie. El sistema comienza a grabar de forma automática cuando el canal emite un capítulo, incluso estando apagado el televisor. Cuando el usuario regresa a casa, encuentra todos los capítulos que se han emitido de la serie, pudiéndolos reproducir a demanda, pausándolos, adelantándolos o retrocediéndolos, de la misma forma en que lo hace cualquier plataforma OTT como Netflix, Amazon o Youtube, pero con una ventaja adicional: No depende de la conexión a internet.

El funcionamiento de esta tecnología utliza dos tipos de servicios de almacenamiento: la primera es localmente mediante un disco duro, memoria interna de gran capacidad y/o memoria usb. La segunda es mediante conexión externa, accediendo por conectividad local, a grandes servidores ubicados en las instalaciones de los operadores de Televisión por suscripción. En el caso del almacenamiento interno, la tecnología está disponible sin importar la modalidad del servicio. Es decir, funciona por igual para televisión abierta (TDT), o cerrada por cable (TDC) o mixta satélite (TDS). En el caso del almacenamiento externo, el servicio solo está disponible si la modalidad es: cerrado, cuando un usuario está afiliado a una empresa de Televisión por suscripción.

En América Latina una de las primeras compañías que incorporó este servicio fue DIRECTV, que mediante el concepto de DirecTVPlus, comenzó a ofrecer Set Top Boxes que incluían discos duros internos de gran capacidad. Sin embargo, con el paso de los días se fue masificando el concepto y en la actualidad prácticamente todos los operadores grandes, ofrecen el servicio ya sea mediante discos duros interno o servidores externos, especialmente en la modalidad de IPTV, por fibra, adsl y coaxial.

Pero el avance no se queda ahí, y en el caso de la televisión por suscripción, la tecnología ha seguido evolucionado y el antiguo sistema de PPV (pague por ver) también ha avanzado hasta convertirse en un tipo de video tienda local en línea (una red local de video), ya sea como un complemento gratuito, pagando bajo demanda por unidad de contenido, y mediante una tarifa plana. Es decir, el usuario de muchas compañías de Televisión por Suscripción tiene una oferta adicional, la de consumir ciertos contenidos a demanda, sumado al servicio lineal de televisión y el DVR, en un esquema en el que muchos canales son sus aliados, al suministrar no solo los contenidos lineales, sino también aquellos que se distribuyen bajo demanda.

Un ejemplo de esta integración de servicios es ESPN, un canal que provee los dos tipos de contenidos para los usuarios de televisión por suscripción, así un televidente puede ver un partido exclusivo en vivo por la señal tradicional ESPN, ya sea en su televisor, su móvil, su tableta o su computador, pero también puede ponerlo a grabar mediante el sistema DVR que provee su cable operador. Si no lo hizo, podrá entrar al servicio bajo demanda de ESPN GO y volver a ver el partido en cualquier dispositivo, en una gama de opciones con las que perderse el contenido favorito, es casi imposible.

En conclusión, la evolución de los medios ha demostrado que la aparición de nuevas tecnologías no necesariamente significa la crisis de otras, sino que pueden ser complementarias, ampliándose el espectro de plataformas. Para el caso de la televisión, esas tecnologías la convirtieron en una especie de navaja suiza, cargada de utilidades y modalidades del servicio, lo cual sumado a las virtudes propias que la han caracterizado, ahora está más fuerte, atractiva y mágica.