La perversa razón por la que Maduro no quiere que venezolanos usen efectivo

317

El régimen de Nicolás Maduro ha insistido mucho en la necesidad de que los venezolanos no usen dinero en efectivo, tanto así que el mandatario ha señalado que a partir del 5 de enero quienes efectúen transacciones electrónicas recibirán beneficios.

No solo existe la orden de que toda persona que circule con grandes cantidades de billetes de 100 bolívares en territorio nacional será detenida inmediatamente, sino que también existen nuevas medidas que inducen a los venezolanos a dejar de lado el uso de dinero en efectivo y a efectuar de forma masiva sus transacciones a través de la banca electrónica y puntos de venta.

A partir de ahora todos los locales comerciales deberán descontar el 2 % del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a todas las operaciones bancarias por vía electrónica. Lo que incluye el uso de tarjetas en puntos de venta y transferencias en línea. Las autoridades han justificado la medida como una acción de lucha frente al contrabando.

Pero eso no es todo, Maduro señaló que “desde el 5 de enero los que realicen pagos en la plataformas electrónicas van a recibir una cosita (depósito) allí por usar ese sistema”.

Mucha ha sido la polémica que ha causado la exigencia del régimen, y los venezolanos se preguntan qué hay detrás de estas medidas.

El economista Willians Ruíz le dijo al PanAm Post que esta estrategia del Estado busca “frenar o quemar gran parte de la masa monetaria para evitar que el proceso hiperinflacionario se desate más o se hiciera aún más evidente”.

Para Ruíz se trata de una estrategia bastante tardía y asegura que el régimen de Maduro optó por la opción más fácil.

“Para parar la hiperinflación hay que parar de lleno la emisión monetaria, ponerle un freno, y dejar de financiar su déficit fiscal, también es necesario liberar los controles de precio”, señaló.

Dijo que el régimen de Maduro optó por la vía más fácil porque no decidieron reducir la emisión de dinero, sino, por el contrario, “expropiarle” el dinero a los venezolanos.

Señaló que con esta medida de sacar de circulación el billete de mayor denominación y obligar a los venezolanos a no usar efectivo, el Gobierno busca reciclar un gran porcentaje de papel moneda para el nuevo cono monetario y así reducir la masa monetaria.

“Cualquier venezolano que se quede con esos billetes por cualquier razón, perderá su dinero, su trabajó, no podrá recuperarlo porque su valor será anulado”, señaló.

Ruíz señaló que se trata de una “estrategia despiadada”, porque con la medida de recolección de billetes, el régimen “se ayudará a financiarse con el nuevo cono monetario”.

Además, el especialista señaló que “los billetes son un compromiso con los ciudadanos, una deuda”. Explicó que para los Bancos Centrales de los países “es más fácil crear medios de pagos irreales por vía electrónica”, “crear dinero sin respaldo”.

Por su parte, Daniel Raisbeck, profesor universitario, columnista y editor jefe de PanAm Post, en un artículo publicado en el portal web Ámbito Jurídico, señaló que “prohibir el uso del dinero en efectivo es coartar la libertad”.

Raisbeck citó al exparlamentario alemán Frank Schäffler, quien afirma que el efectivo también impide “que los bancos puedan hacer girar una rueda del crédito cada vez más grande”.

(…) En una economía donde la deuda pública y bancaria crece diariamente, el uso del efectivo no permite que los gobernantes descarguen todo el peso de la deuda estatal sobre los hombros de los gobernados.

De acuerdo con el artículo, “el colosal incremento de la deuda es un evidente peligro que surgiría al prohibir el dinero en efectivo (…) La combinación entre las tasas de interés negativas y la prohibición del efectivo significa obligar a los ciudadanos a perder su dinero en los bancos”, señaló Raisbeck.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente