La radio y su magia

306

Hoy desperté con ganas de ir a la radio y no porque se conmemora el Día Internacional de la Radio; la razón es la pasión por informar a miles de oyentes.

El saber que muchos se levantan a informarse antes de ir al trabajo o emprender jornadas de estudio es motivación para cumplir en la estación de radio en la que actualmente me doy cita con quienes permiten que llegue a sus hogares o les acompañe en el vehículo camino a su destino.

La Radio es mágica y atrapa al que tiene la capacidad de asombro; asombro que no he perdido aunque han pasado 20 años, desde que por primera vez informé la hora en una estación de radio de la capital cordobesa, en la costa Caribe Colombiana.

Recuerdo que el director de Noticias de entonces, a quien considero mi primer maestro en radio; Elkín Mestra Guerra, hoy corresponsal de Teleantioquia, me permitió decir la hora, pero por falta de experiencia dejé el canal del micrófono abierto y salió mi pregunta que debía ser en privado en la cabina: ¿Cómo la dije?, por lo que me tocó someterme a una sanción que implicaba no volver hablar en radio por algunas semanas. Pude haber desistido pero la pasión que me envolvía por la magia de la radio, acompañado de los consejos de este maestro, me motivaron a seguir y esperar con paciencia para volver estar al aíre.

No dudé en seguir apoyando la labor de la radio, por eso madrugaba en busca del boletín judicial que imprimían en el comando de Policía, para llevarlo a los Periodistas que esperaban la información en la emisora. Así inicié.

Tiempo después puede hablar, comencé a leer noticias, comerciales, y a hacer locución, actividades que me envolvieron en el mundo de la radio que hasta hoy no he soltado.

En Cartagena, casas y escuelas como Radio Príncipe, Radio Esperanza (antigua Voz de la Victoria), RCN Radio, Todelar, Emisora de la Policía Nacional, se han convertido en experiencias que jamás podré olvidar.

Hoy desde Radio Esperanza 1140AM, cada mañana y con la responsabilidad de presentar información oportuna y con “La Verdad Por Encima De Todo, como me enseñó don Juan Gossaín, en mi paso por La Radio de Colombia, hago una de las actividades que más me gusta: “Radio”.

Espero llegar a viejo haciendo mi principal hobby, enseñando a muchos el maravilloso mundo de la radio.

La radio es pasión, es estar cerca de muchos y acercar a esos muchos a una dimensión que permite vivir, transportarse y llegar en fracción de segundos a muchos lugares. Es imaginar y contemplar paisajes que pasan por tu mente mientras escuchas y hablas por radio.

Un radio receptor multibanda llegó a mis manos cuando aún era un niño y logró impactar en mi vida escuchando los programas hablados con los grandes de la radiodifusión en Colombia. Valga precisar y dar homenaje a maestros como Antonio José Caballero, Juan Gossaín, Juan Carlos Iragorri, Iván Mejía Álvarez, Edgar Perea, Julio Nieto Bernal, Yamid Amat, Darío Arizmendi, Marcos Pérez Caicedo, Álvaro Ruíz Hernández, Yolanda Ruiz, Julio Enrique Sánchez Vanegas, Hernando “El Capi” Romero, entre otros. Voces que envuelven al receptor y lo llevan a viajar gratuitamente en un mundo lleno de emociones. Esta es la radio y su magia.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente