La Corporación Universitaria Rafael Núñez es, además, la única Institución de Educación Superior en esta Cárcel, realizando acompañamiento interdisciplinario que beneficiará el proyecto de vida de las mujeres.
Cartagena de Indias, mayo de 2019. La Secretaría del Interior del Distrito y la Corporación Universitaria Rafael Núñez, a través de su programa de Enfermería, suscribieron el pasado 15 de mayo un convenio para trabajar junto a las mujeres recluidas en la cárcel Distrital de Cartagena.

Con la firma del Secretario del Interior José Puello Rubio, de la directora de Proyección Social y Extensión Dayra Sánchez, y de las docentes de Enfermería Kendy Madero Zambrano y Sandra Vallejo Arias, este convenio reafirma la labor de proyección social e investigación de la CURN por el beneficio de la ciudad.

A través del proyecto denominado “Condiciones biopsicosociales con enfoque de género de mujeres privadas de la libertad de la Cárcel Distrital de Cartagena”, el programa de Enfermería pretende -así como lo ha nombrado- hacer un abordaje biopsicosocial para mejorar las calidad de vida de las reclusas de forma interdisciplinaria, que integrará para ello a distintos programas de la Corporación, como Medicina, Instrumentación Quirúrgica, Odontología, Estética y Cosmetología, Atención PreHospitalaria, Trabajo Social, Derecho y Administración de Empresas.

Luis Alberto Mendoza, coordinador de Asuntos Penitenciarios del Distrito, compartió que con este proyecto la CURN se convierte en la única Institución de Educación Superior que se encuentra trabajando de forma integral, en la Cárcel de San Diego acompañando a las recluidas. Y que esta acción aportará al objetivo primordial para la Secretaría del Interior, que es la capacitación, la resocialización y la vida digna de las mujeres, alejándose de un fin meramente administrativo.

El camino del Proyecto

Son tres las fases contempladas: Diagnóstico, intervención y medición de impacto. Un proceso que busca tener una duración extendida en el tiempo, iniciando con un periodo de tres años, a partir de este 2019. En su diseño, las docentes Madero y Vallejo procuraron por hacer un abordaje biopsicosocial, que mire a las mujeres no sólo desde una dimensión física (de salud), sino que apunte a revisar su contexto social; la vida que les precede y el futuro por construir.

Y es sobre este último punto en donde el proyecto se ha pensado desde un enfoque de género. “En las cárceles existe una percepción de la mujer desde el espacio doméstico, y las actividades que normalmente se programan refuerzan este rol. Lo que queremos es empoderar”, indicó la docente Madero, explicando que para ello es fundamental el aporte disciplinar del programa de Administración de Empresas, que permite a las mujeres adquirir capacidades para la generación de ingresos.

El trabajo con las mujeres inició en este mes de mayo, se prevé su finalización para el año 2021.