La soga se tensa a más no poder con Corea del Norte

213

Las tensiones en la península coreana se elevaron ayer al máximo luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, advirtiera que estaba dispuesto a “resolver el problema” de Corea del Norte de forma unilateral, y Pyongyang respondió que el conflicto entró “en una fase seria”.

Estados Unidos envió el fin de semana hacia la zona a un grupo aeronaval, incluyendo el portaaviones USS Carl Vinson, en una muestra de fuerza que llevó a Corea del Norte a declarar que estaba “dispuesto a reaccionar ante cualquier tipo de guerra que desee Estados Unidos”.

“Esto demuestra que los movimientos insensatos de Estados Unidos por invadir la RPDC alcanzaron una fase seria”, dijo un vocero de la cancillería de Corea del Norte, según la agencia estatal de noticias KCNA.

El periódico oficial Rodong Sinmun también se sumó a la retórica bélica y advirtió que sus fuerzas tienen su “mira nuclear” enfocada “en las bases invasivas de Estados Unidos, no sólo en Corea del Sur y las operaciones en el Pacífico, sino también en el territorio de Estados Unidos”.

Una serie de recientes pruebas de misiles norcoreanos alimentó los temores de Washington de que Pyongyang pueda tener pronto un misil balístico intercontinental capaz de descargar una ojiva nuclear sobre territorio estadounidense.

En el marco de las especulaciones también se considera que Corea del Norte pueda realizar una prueba nuclear para conmemorar el 105 aniversario del natalicio de su fundador, Kim Il-Sung, el sábado.

En el sur de la misma península, el primer ministro surcoreano y presidente interino alertó ayer sobre el riesgo de una “grave provocación” del Norte, que podría ocurrir el 25 de abril, durante el aniversario de la creación de su ejército.

“Cabe la posibilidad de que el Norte incurra en provocaciones más graves, como un nuevo ensayo nuclear, para celebrar distintos aniversarios”, declaró Hwang Kyo-ahn durante una reunión del gobierno.

Las tensiones coincidieron ayer con una sesión de la asamblea legislativa norcoreana, que se reúne una o dos veces al año para votar el presupuesto del Estado y ratificar las decisiones tomadas por el partido único.

Pyongyang busca desarrollar un misil de largo alcance capaz de llegar a Estados Unidos con una cabeza nuclear y hasta ahora llevó a cabo cinco ensayos nucleares, dos de ellos el año pasado.

El análisis de imágenes satélite sugiere que podría estar preparando un sexto ensayo, mientras la inteligencia estadounidense advierte que el régimen podría estar a menos de dos años de conseguir la capacidad de atacar el continente norteamericano.

El asesor de Seguridad nacional de Estados Unidos, H. R. McMaster, dijo el domingo que Trump pidió “una gama completa de opciones para eliminar esa amenaza”.

En su advertencia, Trump reiteró su decisión de actuar sin la ayuda de China, principal aliado de Corea del Norte, tras haber mantenido un encuentro con su homólogo chino, Xi Jinping, la semana pasada en su residencia privada de Florida.

“Corea del Norte busca problemas. Si China decide ayudar, eso sería genial. Si no, ¡resolveremos el problema sin ellos!”, escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Trump pareció vincular las negociaciones comerciales entre las dos primeras potencias económicas mundiales con la cuestión norcoreana: “¡Expliqué al presidente de China que un acuerdo comercial con Estados Unidos será mucho mejor para ellos si resuelven el problema norcoreano!”

Las tensiones escalaron desde el ataque aéreo ejecutado por Estados Unidos en Siria la semana pasada, que fue también un claro mensaje dirigido a Pyongyang.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente