La soledad podría ser hereditaria

392

La soledad es una emoción que no siempre hace sentido. Dos personas pueden tener vidas sociales similares y aún así uno de los dos se siente más aislado que el otro – aun cuando está rodeado de personas conocidas y queridas.

Estas contradicciones son la base del nuevo estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Chicago, el cual descubrió que la soledad parece ser un rasgo ‘heredado con moderación’. En otras palabras, la predisposición a sentirse solo puede ser una rasgo familiar.

Pero hay aquí una advertencia, en el que los autores de este estudio sostienen el vínculo entre la genética y la predisposición a sentirse aislado no es tan fuerte como otros han afirmado.

Pero hay una advertencia, ya que los autores del estudio sostienen que la relación entre los genes y la predisposición a sentirse aislado no es tan fuerte como otros han afirmado.

Un resumen rápido de los nuevos hallazgos: los investigadores llevaron a cabo el Estudio de Salud y Retiro, de lo que obtuvieron la información genética de 10,760 personas de más de 50 años de edad. Sus resultados sugieren que la tendencia a sentirse solo puede ser en un 14% a un 27% genética, considerablemente menor que el 37 al 55 por ciento sugerido en otros estudios.

Estas son las tres preguntas utilizadas para medir la tendencia de las personas a sentirse solos: ¿qué tan seguido sientes que te hace falta compañía? ¿qué tan a menudo te sientes excluido? ¿qué tan seguido te sientes aislado de los demás?

La soledad es una emoción que la mayoría siente de vez en cuando. Pero estas preguntas ayudan a los investigadores a separar a aquellos cuya percepción de soledad es dictada por las circunstancias y a aquellos que se sienten solos sin importar el contexto.

El hecho de que la soledad pueda ser un rasgo heredado tiene algo de sentido, porque, a pesar de ser un sentimiento desagradable, es una emoción pragmática, hablando evolutivamente. Como el dolor físico, el dolor social que la soledad trae consigo puede ser parte de una advertencia social que ha evolucionado para avisarnos de los riesgos o daños a nuestro cuerpo social. Si acatas la advertencia, a soledad puede ser un sentimiento útil, alentándote a buscar a tus amigos antes de que la emoción se vuelve abrumadora. Además, estudios recientes han mostrado que los riesgos a la salud relacionados con la soledad son similares a los de la obesidad.

Y así, como muchos marcadores de salud física, puedes heredar la soledad, pero esa no es toda la historia. Los investigadores argumentan que otros deberían de seguir esta base e investigar las posibles causas genéticas de fenómenos psicológicos que permanecen poco explorados. Por ahora, al menos, el estudio nos da otra muestra de porque las personas solitarias tienden a permanecen solitarias.

Los resultados fueron publicados en la revista Neuropsychopharmacology.