Con esta máquina, la nueva Bentayga necesita de apenas 4,1 segundos para alcanzar los 100 kilómetros por hora desde cero, logrando una velocidad tope de 301 kph y con un consumo promedio de casi 30 kilómetros por galón. Se informó que la gama de motores se completará próximamente con la incorporación de un bloque diésel y de una opción híbrida.

Su mecánica heredó de los demás integrantes de la familia una suspensión neumática multimodal, que ofrece cuatro modos de manejo de acuerdo a las exigencias del camino, así como un control del descenso en pendientes que funciona a velocidades menores a los 30 kilómetros por hora y en pendientes de más del 5 por ciento.

El nuevo vehículo de Bentley fue diseñado y producido en Crewe, Reino Unido, y combina adecuadamente el trabajo artesanal de la mayoría de sus acabados con los más modernos y lujosos materiales.

Por ejemplo, en su habitáculo el protagonismo corre a cargo de sus asientos hechos a mano en Crewe, que cuentan adelante con un sistema de ajuste de 22 posiciones distintas y atrás, con 18.

Estéticamente y como ha sido tradición de la marca, el todoterreno debutante mezcla de manera perfecta tanto rasgos de refinamiento como elementos de comodidad y altas prestaciones, con el plus de la posición de manejo elevada típica de un vehículo de este tipo.

Su diseño se distingue por su gran parrilla y un juego de cuatro luces ledes redondas, que juegan de manera importante con la placa protectora que monta la defensa frontal en la parte inferior. La SUV se ofrecerá equipada con llantas Pirelli desde 20 hasta 22 pulgadas.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente