La medicina tiene una nueva alternativa para superar las lesiones deportivas: terapia con células madre. La terapia celular se está posicionando como uno de los principales métodos para tratar problemas originados por la práctica deportiva, entregando resultados satisfactorios y acelerando los procesos de recuperación, pues el tiempo es uno de los asuntos esenciales para los competidores de alto rendimiento.

“La ciencia ha descubierto el real potencial que tienen las células madre en los procesos de recuperación corporal. Se han identificado aplicaciones para enfermedades crónicas como diabetes y Alzheimer, pero también, la terapia celular ha demostrado tener importantes efectos para la recuperación de lesiones articulares y musculares, tan comunes en la práctica deportiva”, explicó Karolynn Halpert, directora médica de BioXcellerator, la clínica líder en servicios integrales en terapia celular en Colombia.

Así como a los deportistas, la terapia celular ofrece un conjunto de soluciones efectivas para un conjunto de problemáticas de salud, asociadas especialmente con traumas musculo esqueléticos y articulares, en los cuales se han evidenciado importantes resultados, por ejemplo, existen lesiones de rodilla las cuales eran parcialmente curables por medio de una prótesis, sin embargo, gracias al cultivo de células madre hoy es posible reparar con éxito completo dichos traumas.

“El beneficio de la terapia celular consiste en que  permite reversar los daños ocasionados por lesiones localizadas, además ayuda a la regeneración de las células y tejidos comprometidos alrededor del daño; de esta manera se evita la necesidad de entrar en cirugías y largos periodos de recuperación” puntualizó Halpert.

Algunos casos de éxito

Sus efectos han sido demostrados ampliamente, por eso, algunos deportistas de alto rendimiento han implementado el uso de terapia celular en sus procesos de recuperación de lesiones, algunos de ellos son:

Radamel Falcao: el jugador colombiano sufrió una lesión en su rodilla antes del Mundial de fútbol Brasil 2014, lo que le impidió participar en el encuentro deportivo más importante del planeta. De acuerdo con los médicos tratantes del futbolista, la lesión lo retiraría por seis semanas de las canchas, sin embargo, gracias a la terapia celular el tiempo se redujo casi en un 50%, logrando así recuperar más ágilmente su nivel de competencia.

Cristiano Ronaldo: la estrella del Real Madrid sufrió una ruptura de rodilla durante un partido en 2016. En esa ocasión, Ronaldo fue tratado con terapia celular, lo que permitió una rápida recuperación y aliviar de manera significativa los dolores asociados a la problemática.

Para el procedimiento, los médicos extrajeron las células madre del núcleo de su hueso pélvico, luego de su expansión, las células fueron inyectadas directamente en la articulación lesionada.

Rafael Nadal: el tenista español reportó en el 2013 la aplicación de células madre para superar un dolor crónico (permanente) en la rodilla, el cual no había sido posible tratar exitosamente con otras metodologías. Debido al excelente resultado de la terapia, el deportista decidió implementarla para sus dolores de espalda, específicamente el síndrome de articulación facetaria, es decir, aquellas articulaciones que se encuentran entre las vértebras de la columna y que permiten movimientos flexibles, logrando una disminución significativa del dolor causado por el síndrome.

Kobe Bryant: la leyenda del basketball, jugador de Los Ángeles Lakers, decidió tratar su desgaste en sus rodillas con terapia celular, con la cual obtuvo importantes resultados como el tratamiento efectivo del dolor, disminución de la velocidad de deterioro, entre otras ventajas.

Bartolo Colón: el jugador de baseball del equipo Texas Rangers, de las Grandes Ligas de Estados Unidos, estuvo a punto de retirarse de su carrera como lanzador al sufrir la ruptura de los ligamentos del codo y el hombro; no obstante, gracias al tratamiento con células madre, el jugador recuperó la movilidad afectada y pudo regresar al campo de juego.

Así pues, la terapia celular se posiciona ante la comunidad científica como lo último en investigación y desarrollo médico, ofreciendo resultados tangibles y rápidos, aprovechando el potencial regenerador del cuerpo y mejorando los tiempos de recuperación de los pacientes con traumas musculo esqueléticos, y aquellos con enfermedades crónicas de alta complejidad.