La verguenza de Inglaterrra

404

Respecto a la historia de las Malvinas, se tiene que en 1520 Fernando de Magallanes ve por primera vez las islas. Tiempo después, éstas ostentaron varios nombres como islas San Antón, San Carlos y Los Patos. El capitán inglés J. Strong las llamó Falkand en honor a un vizconde. En 1764 los colonos franceses de Saint Malo las llamaron Molouines (Malvinas en su traducción al español).

En 1770 España compró la parte dominada por Francia y en 1774 los españoles expulsaron a los ingleses basados en el tratado de Tordesillas que establecía límites entre las grandes potencias del momento, a saber Inglaterra y España, principalmente. En 1816 Argentina liberó las Malvinas del poder español, pero Gran Bretaña en 1833 las retomó, de allí nació el desacuerdo entre argentinos e ingleses.

En 1960 la ONU exhortó a los países que antes habían sido colonialistas a poner fin a las últimas posesiones en el mundo, lastimosamente la prepotencia de los ingleses no cumplió al llamado. El 2 de abril de 1982 Argentina ocupó las islas, pero el 14 de junio los británicos expulsaron a los argentinos con un saldo de casi 900 muertos (649 militares argentinos, 255 ingleses y 3 civiles de la isla). Los ingleses con el beneplácito de la OTAN instalaron una base militar.

Durante el conflicto, varios países de América Latina ofrecieron la ayuda inmediata a Argentina. Los Estados Unidos al ver la amenazada de un gran conflicto en la región, envío varias veces al diplomático Alexander Haig a negociar entre las partes. Pero la mayoría de acuerdos fracasaron pese a que hasta el Papa Juan Pablo II llamó a concertar la paz. Margareth Thatcher primera ministra en esa época con una posición intransigente, sostuvo que Argentina era “un país agresor”.

De lo anterior se desprende lo siguiente, se supone que ya estaban superadas las viejas ideas o concepciones, de los colonialismos en el mundo. Y es que en dado momento las sociedades sometidas llegan a un momento en que entienden, su necesidad de independencia. Claro, las naciones dominantes casi nunca quieren entender, que deben dar soberanía a esos pueblos.

Entonces, verdaderamente es una vergüenza que a estas alturas todavía Inglaterra no quiera reconocer la independencia a las islas Malvinas o dejar que las mismas elijan, anexarse a Argentina. De todas formas por sentido práctico quizás las Malvinas son más argentinas que británicas, por su ubicación geográfica.

Empero, algunos han dicho que Inglaterra tiene intereses económicos en esa región, al suponerse que hay presentes importantes reservas de recursos naturales, sean petróleo y otros minerales, pero aun así no se justifica la necedad inglesa. Por otra parte ya es momento que, entidades como la OEA o la ONU reconozcan la justa pertenencia a Argentina, de las islas mencionadas.

Lamentablemente Sharon Halford, en dado momento miembro de la Asamblea Legislativa expresó, que Argentina había lanzado una campaña propagandística inexacta en contra del gobierno inglés. Entonces, Halford objetó que por una serie de hechos históricos, a Inglaterra le correspondía el derecho sobre las Malvinas.

Pero lo cierto es que, el 10 y 11 de marzo del 2013, se realizó un referéndum para saber si los habitantes de las Islas, deseaban seguir bajo el dominio inglés. El resultado fue que de 1672 electores, 155 (9,27%), no votaron, 1513 (90,49%) lo hicieron a favor del Reino Unido, y solo 3 votos (0,17%) en contra.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos