Llega el segundo ‘pico respiratorio’ del año, debido a los cambios climáticos y las temporadas de lluvias, las cuales aumentan la prevalencia de diferentes tipos de enfermedades respiratorias que pueden afectar la salud de niños y adultos, como la otitis, amigdalitis, bronquitis, neumonías, entre otras.

Las particularidades de estos picos respiratorios es que se presentan como un resfriado. Sin embargo, cuando el cuadro se complica, la persona puede experimentar sensación de falta de aire o ahogo, con signos clínicos de esfuerzo para respirar. El doctor Fabián Guevara, jefe del servicio de pediatría de la Clínica Infantil Santa María del Lago de Clínica Colsanitas, aclara las 5 dudas más frecuentes cuando se tiene una infección respiratoria.

  • ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?  Los principales síntomas son malestar general, decaimiento, dolor de cabeza y/o de garganta, mocos, fiebre, baja en el apetito y tos. Muchas veces se ven afectadas las vías respiratorias altas, las cuales atacan principalmente la nariz, garganta, tráquea y bronquios, que pueden generar enfermedades como la laringitis, sinusitis o amigdalitis. Cuando se afectan las vías respiratorias bajas, es decir, los pulmones, las enfermedades más frecuentes son las bronquitis, bronquiolitis y neumonías.
  • ¿Cuándo suelen presentarse los picos de infecciones respiratorias? En los países del trópico, como Colombia, muchos de estos picos están asociados con los períodos de lluvias y deterioro en la calidad del aire, puesto que, estos factores favorecen la circulación y transmisión de muchos virus que pueden afectar las vías respiratorias, produciendo mayor número de enfermedades de este tipo en toda la población. Los meses de mayor impacto suelen ser abril-mayo y octubre-noviembre, pero, con el cambio climático y las constantes alteraciones por tormentas tropicales que se han dado actualmente, el comportamiento no ha sido tan estacional sino más bien continuo a lo largo del año.

Durante el aislamiento, muchos niños y adultos que estuvieron protegidos en casa previnieron este tipo de enfermedades por un tiempo. Sin embargo, el retorno presencial a la normalidad, con asistencia de todos a colegios y lugares de trabajo, hace que la circulación viral incremente si no se conservan las medidas de autocuidado que se aprendieron en la pandemia como: el uso de tapabocas si nos sentimos enfermos, distanciamiento social de al menos un metro y lavado estricto de manos. Las enfermedades respiratorias generan mayor demanda de consultas tanto en los servicios de urgencias como en los servicios ambulatorios, muchas veces llegando a colapsarlos.

  • ¿Cuáles son los principales factores de riesgo? Las personas de la tercera edad y los niños menores de un año son la población que mayor riesgo de complicaciones presentan por enfermedades respiratorias. Adicionalmente, los niños o adultos con enfermedades crónicas de cualquier órgano o sistema, en especial aquellos con enfermedades del corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro o la sangre, entre otras, son más susceptibles a complicarse. También los pacientes que reciben medicamentos que alteran las defensas, en el caso de los pacientes con cáncer o enfermedades autoinmunes. 

Lo primordial para evitar situaciones médicas complejas es mantener las medidas de autocuidado, llevar una alimentación sana y mantener los esquemas de vacunación completos. La lactancia materna es un factor protector y se debe mantener en la medida de lo posible en todos los niños que puedan tener acceso a ella.

  • ¿Cuáles son las principales recomendaciones para prevenir y cuidarse de estas infecciones? Se recomienda principalmente mantener el uso del tapabocas en caso de presentar síntomas, ya que así se puede controlar la prolongación del virus, además de mantener un correcto y frecuente lavado de manos; también es importante evitar las aglomeraciones y mantener las distancias en colegios, transporte público, iglesias, centros comerciales, lugares de trabajo y en casa, en donde muchas veces son los hermanos mayores o los familiares los que transmiten cualquier virus a los niños más pequeños.
  • ¿Cuándo debo preocuparme y debo asistir a una consulta de urgencia? Normalmente, las enfermedades respiratorias se pueden manejar en casa con medidas de seguridad como la lactancia materna, alimentación saludable, aumento en la ingesta de líquidos y aislamiento en casa estricto por una semana, y de esta forma, se evita propagar la enfermedad. En caso de que el niño o el adulto no acepte los medicamentos vía oral, decaimiento anormal, respire muy rápido, tenga sed extrema, note fatiga o falta de aire, es importante acudir a urgencias para una valoración integral.