Hoy quiero compartirles una reflexión, desde mi tiempo, mi propia experiencia y mis lecturas sobre energía y Yoga, donde les aseguro que nuestra verdad esta totalmente obsoleta. Por ello he dedicado parte de mi tiempo, al estudio y lectura de un gran sabio místico indio llamado Sudhyuru, en el que les aseguro hay más verdad que se acerca a la realidad, donde solo invitaba reflexionar y a desaprender lo que antes pensamos de nuestra vida y solo escojas tú lo que es más real y más actual a estos tiempos.

La espiritualidad, la energía son corrientes muy interesantes, que nos hacen la vida sin tantas complicaciones ser más felices. Les traigo un tema que los hará meditar y cada cuál podrá encontrar el camino más seguro para saber qué hacer, lo atractivo del tema, las almas gemelas, y aprender que la vida está en contantes cambios. ¿Qué pensarías si te dijera que es un error asegurar que en la vida las personas tenemos almas gemelas y si no logras encontrarla tu vida se podría volver un terrible desastre?

La Física se planteaba que cargas iguales se repelen y diferentes se atraen, por eso quiero partir de qué es erróneo decir que si no encuentras tu alma gemela no podrás encontrar la verdadera felicidad y amor. Y les aseguro que no es así; en el amor no tenemos que pensar igual, ni mucho menos coincidir, porque realmente esa diferencia, a nuestros ojos nos trae la balanza y muchas veces como ser humano poder ser feliz con alguien totalmente diferente, porque eso que nos separa como gustos, anhelos, proyectos, maneras de ser diferentes nos une.

Cuando encuentras a alguien que a pesar de ser diferente porque la ciencia de la Psicología, dice que cada persona tenemos maneras de ser por nuestro carácter, temperamento, disímil, al principio piensas que no puede  existir ningún punto que aunque nos mantenga lejos,  a simple vista, internamente como ser humano, puede atraer y establecer una relación positiva e interesante y duradera, porque  la vida es una paradoja, a veces lo que nos aleja nos atrae con una fuerza  tan grande que tú  luego según conoces esa persona vas intimando con ella, te das cuenta que muchas veces la vida no puedes ser absoluto, ni nos privamos de ser feliz porque simplemente no es nuestra alma gemela.

Por eso muchas veces decidimos que, por no coincidir, esa relación está condenada al fracaso y es por el contrario. Los invito a meditar a desempolvar lo que durante muchas generaciones pensamos y muchas habiendo encontrado una persona que bien podíamos haber sido feliz, desechamos simplemente una vida plena y saludable. En ocasiones pienso que podemos cambiar todo, que  no hay nada más lógico, que ir en contra de la lógica.

Por: Idalmis Castellanos Botas
Escritora  y poeta de origen  cubano  radicada  en España,  es autora  del poemario La luna y mis lujurias.