Al caer la tarde, levanto los ojos al cielo, en donde aprecio verdes montañas, nubes como motas de algodón, observo aves que surcan los cielos con toda libertad, me deleito viendo como aparecen las estrellas, como se refleja la luna y va desapareciendo el sol, cuando levanto los ojos al cielo para disfrutar de su belleza, pero me encuentro ahora, con nuevos elementos y me entristece encontrar ese bello cielo, ahora contaminado e invadido por cables, postes, vallas y antenas, que me sacan de mi éxtasis.

Lamentablemente, se trata de una situación que se tomó las ciudades, ante la indiferencia maquillada del estado, que con un ordenamiento municipal desactualizado y fuera de contexto, encontró indemnes a las compañías prestadoras del servicio, de telefonía celular, quienes ante la urgente necesidad de ensanchamiento de infraestructura en Telecomunicaciones, encuentran en el Plan de Ordenamiento Territorial POT y en sus creadores, manteles para la instalación por doquierde sus irreglamentarias antenas, asesinas silenciosas.

Ya hemos sido advertidos por la comunidad científica, sobre los presuntos peligros que se pueden generar por el uso reiterado de aparatos, que utilizan el sistema digital de transmisión de señales, por medio del cual se emiten señales de baja potencia, de alta frecuencia, pero de altísima peligrosidad. Por lo que parece comprobado que tanto los teléfonosmóviles como las antenas trasmisoras de señales que utilizan el sistema GSM crean a su alrededor campos electromagnéticos, con los cuales se emiten radiaciones nocivas para la salud humana.

El peligro se debe a laexposición a las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia que son producidas por las antenas de telefonía celular instaladas en algunas terrazas cercanas a nuestras residencias, sitios de trabajo y estudio.

Argumentan sus defensores mermelados de las compañías telefónicas, la falta de “evidencia científica” que sostenga los efectos sobre la salud humana.

Ante laposibilidad de nuevos descubrimientos y ante la incertidumbre de riesgos para la salud de las personas, EXIGIMOS se aplique como ya se ha realizado en muchas ciudades importantes del mundo EL PRINCIPIO DE PRECAUCION, según el cual, las instituciones tienen que adoptar medidas de protección, cuando exista incertidumbre de riegos para la salud delas personas; sin tener que esperar que las gravedades de los riesgos estén plenamente comprobadas.

Va siendohora para que nuestras autoridades políticas, sanitarias, jueces, organizaciones de consumidores, vecinos impactados, líderes sociales Aasuman sus responsabilidades pues está en juego la salud y la vida, especialmente de niños, adolescentes y personas de la tercera edad.

Sabemos que, el gobierno suele actuar después del siniestro; como ciudadanos NO debemos ser nosotros los que demostremos el peligro de la radiación provocada por las antenas, artefactos que de manera ATREVIDA han sido instalados en terrazas cercanas a nuestras residencias, sitios de trabajo y estudio. Han de ser las compañías generadoras de esta NUEVA EPIDEMIA, las que soporten el peso de la carga, aunque en vista a sus conveniencias, ello será misión imposible por lo que, es tiempo para que las protestas se hagan sentir, las propuestas de la ciudadanía ya apercibida del tema, sean tenidas en cuenta y encuentren eco en el Plan de ordenamiento territorial y por supuestoante las autoridades competentes, que, por intereses mezquinos, no permitieron que la ciudadanía hiciera parte de su elaboración.

Por ello, el POT, Plan de ordenamiento territorial, no reflejo las necesidades ni los intereses de sus ciudadanos, porque pretendían no adecuarlo a las normas, sino adecuar las normas a los proyectos que ya tenía priorizados, entre ellos el de las antenas que llenará la ciudad, si usted y yo, no nos pronunciamos enfáticamente, entendiendo que este es un excelente momento antes que nos sobrevenga la llegada de la nueva y MÁS NOCIVA TECNOLOGÍA 5G, de la cual ya hay un listado amplio de ciudades y países que prohibieron terminantemente la instalación de 5G hasta tanto no se demuestre la total inocuidad de las mismas.

¿Se puede usted dar el lujo de esperar a que los gobernantes hagan algo, mientras ve como sus vecinos o quizássus niños o viejos, son diagnosticados o mueren de cáncer y leucemia, sin saber la razón? Por lo que es un excelente momento, para que empecemos a pronunciarnos de manera enfática en compañía de nuestros vecinos, lideres, ediles, comunales, veedores y diferentes fuerzas vivas de los barrios y comunas reafirmándonos a través de las redes sociales. Se hace prioritario ejercer la presión social, que permita que nuestras propuestas tengan eco ante una Administración indiferente y permeada por estas multinacionales, que con el argumento de mayor velocidad para conectarte no se refieren a la mayor velocidad para matarte porque están interesada únicamente en sus indicadores económicos con cifras billonarias.

Si vive cerca de antenas, el impacto de estas es acumulativa; si es solo una, será perjudicial, si son 2 el riesgo es mayor, pero si son 3, como ya es el caso de la mayoría, pues ni hablar.

No le extrañe si vive cerca de estas antenas y padece los siguientes síntomas: Disminución de la capacidad de trabajo, migrañas, ansiedad, fatiga crónica, trastornos del sueño, hipertensión, irritabilidad, disminución de la memoria, trastornos de visión entre otros.

Lasempresas telefónicas conocen y ocultan la información de los efectos negativos de estas radiaciones electromagnéticas (Revista de salud Dsalud.com).

La organización mundial de la salud OMS con la participación de más de 40 países y siete organizaciones internacionales, entre ellas la agencia para la investigación del cáncer IARC; han decidido clasificar las diferentes radiaciones electromagnéticas emitidas por los teléfonos móviles y sus antenas como “posibles cancerígenas” obligar a alguien a tener que soportar cerca a su casa o trabajo, esta radiación sin su consentimiento, sin socialización, sin la medición oportuna de las radiaciones, aparte de desvalorizar considerablemente su predio, constituye una clara violación al derecho a la vida, derecho a la seguridad, a la inviolabilidad del domicilio, por lo que, de cierta manera se empieza a forzar a que abandone, ya que sumergirse en un proceso puede demorar años.

Es el momento para que nuestras autoridades políticas, sanitarias, jueces, organizaciones de consumidores, entes de control, lideres, asuman sus responsabilidades y se conceda por lo pronto prioridad a la seguridad y a la salud de los ciudadanos garantizando el estricto RESPETO A LOS LÍMITES ESTABLECIDOS DE RADIACIÓN.

Si bien existen marcados intereses económicos, solo un iluso puede atreverse a emitir un comunicado preciso del peligro, ya que esta poderosa industria, ha hecho creer a periodistas, políticos, y público en general que existe un debate científico; cuando se conoce que hay un grupo grande de medios de comunicación,medios de manipulación en los que se incluyen algunos científicos, que están al servicio de esta gran industria, que dicen lo que se les paga por decir.

Pilas,que el tema de las antenas es bastante delicado, su radiación es una enfermedad silenciosa y cada vez son más graves sus patologías e infortunadamente el actual POT, se hizoel de la oreja mocha. ¿Porque será? Cuando estudiamos sobre el peligro que nos ronda y el alcance de quienes manejan estas poderosas empresas, no es extraño ver personajillos como quien fuera hace algunos años ministro de las TIC, Diego Molano, quien perteneció a compañías telefónicas como: Texas Instrument, Telefónica y Bellsouth; saliendo a los medios de comunicación, a manifestar de manera irresponsable en un gran titular del periódico el PAIS, el día 06 de Abril del 2014, titulado: “es más peligroso un secador de pelo que una antena”. Se notaba que le interesaba muy poco el número de víctimas que los adelantos tecnológicos generen para darle lugar en ese entonces, a la nueva tecnología, que simplemente quiere decir: MÁS ANTENAS, MÁS CÁNCER, MÁS VÍCTIMAS.

Por supuesto que los señores del periódico El País y la mayoría de medios de nuestro país, vendedores de pauta a estos grandes emporios económicos de las
comunicaciones, les dan juego y espacio a estos sinvergüenzas.

Y lo digo porque días después, este mismo personaje fue noticia, al ser investigada la renovación del espectro radioeléctrico de Claro y Movistar, cuyo costo de renovación de licencias para ese entonces ascendía a una suma superior a cuatro billones de pesos, colocando a Diego Molano, en la mira de la Contraloría General de la República, al configurar una adjudicación directa. Es por ello que ha llegado el momento de decirle sinvergüenza a los sinvergüenzas de nuestro país, que ya no solamente tienen arrinconada las finanzas de los colombianos, sino que anteponen sus voraces intereses particulares, sobre nuestra salud y nuestra vida.

Existen numerosas publicaciones en la red, que están informando desde hace varios años sobre los peligros que puede originar la trasmisión de ondas electromagnéticas; existen importantes instituciones y distinguidas celebridades médicas, que se han pronunciado acerca de la nocividad de estas antenas y al abuso del uso de la telefonía móvil.

Por lo pronto sugiero leer los siguientes tres documentos para que confirme la nocividad de estas antenas en Internet y por supuesto para que se vuelva multiplicador de estos temas en su comunidad:
1) Sentencia T-1077 de 2012 de la Corte Constitucional, al final del documento, registra la conclusión y decisión en la que se ordena el desmonte de dicha antena
2) video del peligro de las radiaciones electromagnéticas
3) ahora por fin soy rico, estoy muriéndome, columna escrita por el periodista peruano, Jaime Bayly.

Para citar solo un ejemplo de nuestra amada ciudad, habitantes del barrio Granada aseguraron que, luego de la instalación de una antena de comunicaciones, hace dos años, vienen sufriendo de enfermedades.

“No puede ser una casualidad que después de poner ese artefacto, cuatro vecinos hayan muerto de cáncer en los últimos dos años y una joven tenga un tumor en la laringe”, dijo una de las vecinas residentes en el barrio.

Información inexplicablemente publicada en el Periódico el País del 13 de junio de 2012 titulada: “proliferación de antenas sin permiso preocupa en Cali”. De igual manera sucedió en diferentes barrios de nuestra ciudad, que sus líderes, una vez conocen esta información, se han puesto de acuerdo, se han movilizado jurídicamente a través de derechos de petición, han realizado PLANTONES y, como resultado, han visto como estos artefactos, ilegalmente montados, han tenido que ser desmontados; o los que simplemente iban a iniciar su montaje, han tenido que abortar su operación.

La portada de un periódico virtual, español, llamado la RAZÓN DIGITAL, el domingo 20 de mayo de 2001, ilustra como más de un centenar de municipios, en España, decidieron suspender temporalmente la concesión de licencias a las operadoras para la instalación de sus antenas de telefonía móvil, ANTE LA PROTESTA de miles de vecinos que tenían temor a los posibles efectos nocivos. Sin lugar a dudas, un buen ejemplo a seguir por parte de nuestros municipios y de sus líderes, que cada vez están más documentados y sensibilizados ante este preocupante tema.

Es por ello que, el propósito de esta columna, no es otro, que el contribuir a proporcionar y a difundir este tipo de información; Un llamado con carácter de urgencia a todos los líderes, personas conocedoras de las violaciones permanentes de las normas que nos hablan de mejorar la calidad de vida, de realizar descontaminación visual y auditiva, de proteger el espacio público y la salud de los ciudadanos.

Por favor, no subestimen esta información; pues el caso de las antenas ya lleva muchas luchas ganadas en diferentes ciudades del mundo, en donde la gente reacciono.

Nuestras ciudades están empezando a librar sus primeras batallas por lo que debemos estar en alerta roja ante los peligros para la salud, que producen estos artefactos, que proliferan en nuestras ciudades y corregimientos; así que a estar alertas ante los ABUSOS Y EXCESOS en que han incurrido las empresas prestadoras del servicio de telefonía celular, en su meta de ensanchar su infraestructura; alertas ante la complacencia de los órganos municipales y entidades de control, que son tibias en sus pronunciamientos y acciones.

Aprendamos de muchos modelos exitosos de gestión adelantados por líderes en diferentes ciudades del mundo, que TOMARON LA INFORMACIÓN, Y CON ELLA, CRECIERON EN FORMACIÓN.

Por ello, se hace importante, estar documentándonos permanentemente sobre temas de ciudad, aprender de modelos implementados ya en nuestros territorios, que nos enseñan que,  UNIDOS podemos alcanzar las metas que favorezcan los intereses de nuestras comunidades y que nos permitan librarnos de esa nueva

EPIDEMIA QUE YA TOCO A LA PUERTA DE NUESTRAS CASAS, PARA ENFERMARLAS CON SUS MONUMENTALES ANTENAS.

Finalizo, diciendo que me anima la visión, de ordenar nuestro territorio, con quienes lo vivimos y padecemos; entendiendo que la democracia radica en el poder de su pueblo, no de sus malos dirigentes, ni en la Democracia de viejas costumbres, que se han convertido en el más peligroso morbo de nuestra ciudadanía.

La democracia es la condición que debe permanecer si ustedes y yo la hacemos defender con nuestras acciones.

EXIGIMOS APLICAR EL PRINCIPIO DE PRECAUCION.

Escrito por Carlos Alberto Arias Baquero
*Formulador de proyectos con especialización en análisis empresarial, consultor,
conferencista, columnista, líder social caleño. asesoriayliderazgo@gmail.com