Londres es una de las ciudades más grandes del mundo con una población de 8 millones de personas y con más de 15 millones de visitantes al año. Por ello, los turistas que experimentan al aire londinenses han establecido algunas atracciones como las mejores.
Y no es para menos, Londres es una ciudad líder mundial en cultura, moda, finanzas, política y comercio. No es de extrañar entonces, que sea uno de los principales destinos turísticos. Una ventaja adicional es que muchos de los lugares más populares son gratuitos y con los free tours Londres podrás disfrutarlos uno a uno.

London Eye.

London Eye

Construido para conmemorar el nuevo milenio en el 2000, el London Eye es la rueda de observación más grande de Europa. Sus cápsulas de vidrio individuales ofrecen las vistas más espectaculares de la ciudad mientras se embarca en un recorrido circular que se eleva 135 metros sobre el Támesis. El viaje dura aproximadamente 30 minutos.

Big Ben.

La Torre del Reloj conocida como Big Ben, de 150 años de antigüedad, es una de las principales atracciones turísticas de Londres. El nombre Big Ben en realidad no se refiere a la torre del reloj en sí, sino a la campana de 13 toneladas alojada dentro de la torre.

Big Ben

La actual campana del Big Ben fue construida en 1858 después de que la primera de 16 toneladas se rompiera irreparablemente dos años antes. El reloj se ha convertido en una atracción popular y ha aparecido en muchas películas.

Palacio de Buckingham.

El Palacio de Buckingham es la residencia principal de la Reina Isabel II, aunque es propiedad del estado británico y no es propiedad personal de la monarca. La explanada del Palacio de Buckingham se utiliza para el Cambio de Guardia, una gran ceremonia y atracción turística.

Palacio de Buckingham

Entre mayo y julio, el guardia cambia cada mañana, y en días alternos el resto del año. Desde 1993, las salas de estado del palacio han estado abiertas al público durante agosto y septiembre.

Museo Británico.

Exhibiendo una de las mejores colecciones de antigüedades del mundo, el Museo Británico contiene más de 13 millones de artefactos de múltiples civilizaciones. Con objetos invaluables de Asiria, Babilonia, China, Europa y otros lugares, es difícil saber por dónde empezar.

Museo Británico

La mayoría de los turistas se dirigen primero a las exhibiciones más famosas del museo: Las momias egipcias, los mármoles Elgin del Partenón, el busto de Ramsés II, la piedra Rosetta y el tesoro de plata romana del siglo IV conocido como el Tesoro de Mildenhall.

Tower Bridge.

Tower Bridge es un puente colgante y basculante que se encuentra sobre el río Támesis.

tower bridge

Está cerca de la Torre de Londres, que le da su nombre y se ha convertido en un símbolo icónico. El puente consta de dos torres que están unidas en el nivel superior por medio de dos pasarelas horizontales que están diseñadas para resistir las fuerzas de las secciones suspendidas del puente.

Catedral de St. Paul.

La más grande y famosa de las muchas iglesias de Londres, la Catedral de St. Paul (que se podría traducir en Catedral de San Pablo), se encuentra en la cima de un templo romano.

Catedral de St. Paul

La estructura de la iglesia anterior fue destruida en el Gran Incendio de 1666, y Sir Christopher Wren diseñó la reconstrucción. Hoy, las torres gemelas barrocas y su magnífica cúpula de 112 metros son una obra maestra de la arquitectura inglesa.

Abadía de Westminster.

Abadía de Westminster

Otra ubicación con una larga asociación con la realeza británica es la Abadía de Westminster. Es una iglesia grande, principalmente gótica, ubicada justo al oeste del Palacio de Westminster. Fue un construido por Eduardo el Confesor en 1065 como su lugar de entierro. Desde su muerte, en 1066, hasta la de Jorge II, casi 700 años después, la mayoría de los soberanos no solo fueron coronados aquí, sino que también fueron enterrados aquí.