El gobierno de México entregó este jueves a las autoridades de Estados Unidos al capo narco Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien ahora debe enfrentarse a estrictos juicios por su actividad delictiva extraterritorial.

Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, el líder del Cártel de Sinaloa está acusado de tráfico de drogas y crímenes relacionados con estupefacientes en diversas cortes de los estados de Arizona, California, Texas, Illinois, Nueva York y Florida.

En Arizona, estado fronterizo entre Estados Unidos y México, Guzmán es requerido desde 1993 por un tribunal federal, acusado de narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero.

En 2009, un tribunal de Chicago (Illinois) lo procesó con otros ocho narcos por complot para el tráfico de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana, procedente de América del Sur y Central, importada en México y exportada a Estados Unidos.

En noviembre de 2010 y enero de 2014, en tanto, la Fiscalía del Distrito Sur de Florida, con sede en Miami, presentó cargos contra el capo narco y otros cuatro miembros de la organización, a quienes acusa de “conspiración para producir y distribuir cocaína con la intención de importarla en Estados Unidos”. Frente a estas acusaciones podrían recibir una pena máxima de prisión perpetua.

Guzmán también es requerido en Texas, donde una corte federal de distrito reclama que sea entregado por las autoridades mexicanas en el marco del proceso EP-12CR-849-FM, presentado el 11 de abril de 2012.

En ese estado, afronta cargos por los delitos de asociación delictiva, contra la salud, delincuencia organizada, posesión de armas, homicidio y lavado de dinero.

En Nueva York, por su parte, recaen sobre su figura dos causas. Una en Brooklyn, donde se lo acusa desde 2014 de encabezar una “empresa criminal” y llevar a cabo un “complot para fabricación y distribución internacional de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana”.

La causa contra “El Chapo” presentada en Manhattan califica al Cártel de Sinaloa como “la organización de tráfico de droga más grande del mundo”. Asimismo, acusa al capo narco y a Ismael Zambada García, su principal socio, de haber ordenado asesinatos, intentos de homicidio contra policías y militares mexicanos y miembros de organizaciones rivales y lavado de dinero procedente del narcotráfico.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente