Tras concretarse el proceso de Paz en Colombia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entró de nuevo a la vida política del vecino país, al darles la oportunidad de dejar las armas y convertirse en un partido o movimiento político.

Para ello, podrán participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República. Sin embargo, ellos no pierden tiempo y desde hace varios meses comenzaron hacer propaganda.

A través de su canal de YouTube FARC-EP, han publicado una serie de videos en los que se evidencia su tono propagandístico. “No es justo que sigamos pagando la cuenta de la corrupción“, fue uno de los primeros publicados. En él, se ve una pareja dentro de un restaurante que, a la hora de pagar la cuenta, les sumaron distintos casos de corrupción reconocidos en Colombia, como, por ejemplo: Odebrecht.

El mismo termina con una voz en off: “No es justo que sigamos pagando la cuenta de la corrupción en nuestro país, esto debe cambiar”. Pero, el más reciente video es un poco institucional y explica, entre más “bla bla” que hecho, el motivo por el cual decidieron entrar en la vida política.

“Vamos a demostrar que se puede hacer política al servicio de la gente (…) Una política que borre la suciedad de la corrupción (…) vamos a luchar por más respeto para los colombianos. Así seguiremos trabajando por una nueva Colombia”, dice el audiovisual, cerrando con el eslogan: “Paz con justicia social”.

Esto ha generado muchas reacciones. El presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, aseguró para Semanario Voz que “no tienen autoridad moral para hablar de lo que están hablando”.

Por su parte, la senadora Paloma Valencia, del partido de derecha Centro Democrático, expresó para BBC Mundo que es “muy grave (…) no han terminado de entregar las armas y ya están haciendo política, y lo que es muchísimo más grave es cómo se trastorna el discurso”.