La mayoría de personas teme algo en este mundo. El miedo a las alturas, el temor a los payasos o el miedo a las arañas son algunos de los casos típicos de los que todos escuchamos. Sin embargo, mucha gente tiene pánico a cosas que nunca supimos que existían, como el miedo a las rodillas, por ejemplo.

La vestifobia

Las personas que sufren esta fobia pueden sentir miedo de vestir prendas ajustadas o evitar un tipo de vestimenta determinada. Y es que la ropa ceñida al cuerpo limita tu movilidad. Este tipo de casos ha fomentado la creación de prendas más holgadas y cómodas, como la moda oversize, que aporta un estilo único y diferente a la ropa convencional.

Según la website de moda STYLESPRING, la tendencia oversize brinda versatilidad y frescura porque las prendas mantienen la parte del tronco y axilas más anchas. “Atrás quedaron las prendas ajustadas para darle paso a los abrigos, jerseys y camisetas de tamaño XXL. El origen de esta moda se estableció con los abrigos Cocoon, del conocido diseñador Balenciaga. En España, el jersey es una de las prendas estrellas del invierno”.

La panofobia

Es considerado uno de los tipos de fobia más extraños. Una fobia es la existencia de un alto grado de miedo hacia un estímulo específico. Este pánico se considera irracional y desproporcionado en relación con el nivel de riesgo real que constituye el estímulo. La presencia del estímulo en cuestión produce un alto grado de ansiedad, por tanto, la persona evita la posible situación y se escapa de ella.

Sin embargo, aunque en la panofobia encontramos este tipo de reacciones, lo cierto es que no existe un estímulo específico que provoque estas reacciones. O más precisamente, todo se vuelve fóbico. Nos enfrentaremos a una constante sensación de pánico, incertidumbre y miedo sin un motivo concreto que lo explique.

La fobofobia

Si crees que tener miedo a todo suena irónico, existe otra fobia que puede demostrar que no es lo único extraño. La fobofobia es el miedo a las fobias. Las víctimas se sienten abrumadas con solo imaginar que podrían experimentar alguna situación que les provoque miedo y angustia.

Sin duda, se trata de una fobia muy limitante y frecuente en las personas que sufren ansiedad. Por ello, los especialistas recomiendan realizar ejercicios de respiración o meditación para superar este miedo paulatinamente.

La tacobofia

Esta fobia afecta a las mujeres que nunca han estado embarazadas. Por ejemplo, les preocupa los cambios que su cuerpo experimentará durante la gestación, temen sufrir en el parto y sienten pánico por la probabilidad de que el bebé nazca con alguna enfermedad o alguna complicación.

Hasta el momento, se desconocen los motivos que desencadenan la tacofobia. Sin embargo, para hacer frente a esta fobia es importante buscar el origen del miedo que siente la víctima. También ayuda practicar meditación o mindfulness, llevar clases de preparación al parto, entre otros.