Fuerzas militares de Suecia recurrieron este miércoles a dos aviones caza para intentar apagar con una bomba parte de las incontrolables llamas desatadas por incendios forestales en la parte central del país, informa The Local.

Los cazas, dos JAS 39 Gripen, lanzaron una bomba como último recurso para extinguir un incendio forestal que casi llegaba a un polígono militar, donde explosivos no detonados obstaculizaron la continuación de las operaciones realizadas por bomberos.

Johan Szymanski, quien encabezó la misión, explicó que “el oxígeno del fuego puede ser eliminado con la ayuda de una bomba”, y detalló que la onda expansiva de la explosión es capaz de contener el incendio. Según los militares, lograron apagar el fuego en un radio de 100 metros en torno al lugar del impacto.

En la grabación, publicada por las Fuerzas Armadas de Suecia, se observa cómo los militares realizaron esta operación.