Las mascotas sí le temen a la pólvora

288

El Viejo, con 11 años de edad, corre con desespero cuando escucha las detonaciones de la pólvora, cualquiera sea su presentación. Daisy Lucía Zuluaga Arango, quien lo adoptó cuando era un perro callejero, menciona que el can busca refugio, pero que por su tamaño le es difícil encontrarlo.

“Trata de meterse debajo de las camas y no cabe. De la impotencia comienza a llorar, a temblar y a babear. Así también reaccionaba Campana Lucía, una perra que tuve y que falleció. Sé de una perra que se queda inmóvil”, cuenta.

Afectaciones

Diego Naranjo Acosta, médico veterinario egresado de la Universidad de Caldas, explica porqué se presentan estas reacciones: “Los animales de compañía soportan niveles de sonido mucho más bajos. Su oído es más agudo y mucho más fino para captar los ruidos. En promedio, soportan hasta 85 decibeles y la pólvora llega hasta 190 y 200. De entrada la capacidad auditiva se altera”.

El especialista añade que tanto perros como gatos, las mascotas más comunes, pueden presentar palpitaciones, salivación, temblores, rigidez e insuficiencia respiratoria. Dice que también aparecen las náuseas y los vómitos y que se ponen a correr de un lado a otro. Que los caballos, por ejemplo, relinchan y ‘zapatean’ por estrés y que las aves se asustan.

“Se les ve muy eufóricos y sienten mucho miedo, porque no tienen una percepción del espacio ni de qué está pasando. Ojalá la gente tuviera consciencia y no quemara pólvora cerca a ellos. Y, en caso de querer hacerlo, fuera bien lejos de los animales”, puntualiza.

Naranjo cuenta que no es extraño que dejen de comer de un día para otro y que algunas mascotas, como manifestación de su ansiedad, les da por beber mucha agua, por ladrar o maullar más fuerte y que puede haber un jadeo intenso. Orinarse o defecar en sitios no autorizados por sus amos también es una práctica común producto del susto.

“Quien tenga a cargo un animal de compañía tiene que tener mucho cuidado con los residuos sólidos resultantes de la quema de la pólvora, ya que estos pueden intoxicarlos. Estos químicos son muy fuertes para su tamaño y los matan. Supe de un perro que se comió unos totes y falleció”, resalta Naranjo.

El veterinario cuenta que en lo visual sufren por la fluorescencia de las luces y que su sentido del olfato también puede alterarse. Dice que son mucho más sensibles que los humanos en ese aspecto y advierte de lo delicado que es su pelaje, situación que los hace más propensos a las quemaduras.

Acompañamiento

El especialista sugiere dispersar los ruidos de las explosiones de la pólvora con el del televisor o con música: “La reacción ante los sonidos es mucho más favorable si la mascota está acompañada. En esos momentos hay que darles un trato amoroso para que no se sientan solos. Vale abrazarlos y no se recomienda ponerles el collar o el bozal, para que estén más cómodos”, concluye Naranjo.

Con prescripción médica

El médico veterinario Diego Naranjo Acosta sugiere el uso de esencias para disminuir las reacciones causadas por el ruido de la pólvora. Advierte que antes de suministrarle cualquier compuesto al animal es necesario consultar a un especialista: “También se usan unas tabletas, pero bajo prescripción”.

Derecho de petición

Arturo Yepes Alzate, cuota de Caldas en la Cámara de Representantes, solicitó a la Alcaldía Municipal eliminar los juegos pirotécnicos de la LXI Feria de Manizales por el bien de los animales. Lo hizo mediante un derecho de petición que le respondió José Octavio Cardona León, alcalde de la localidad.

En el documento se le señaló a Yepes que a la Chec, entidad patrocinadora del evento, se le recomendó que solo fueran luminosos para evitar que las detonaciones dañen a las mascotas. El comunicado también subraya que ya no se harán modificaciones de la programación, puesto que está definida desde febrero.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente