En el Marco del Mes de la Prevención del VPH, Profamilia anuncia la implementación del diagnóstico molecular para la detección temprana del Virus del Papiloma Humano, el que es considerado como el principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de cuello uterino.

El diagnóstico molecular es una prueba altamente sensible, usada en Estados Unidos y Europa, la cual tiene mayor capacidad para advertir el riesgo presente y futuro antes de que éste genere las lesiones en el cuello uterino que facilitan la aparición del cáncer.

Profamilia, como organización sin ánimo de lucro, líder en la defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, pone al alcance de las mujeres en Colombia la más avanzada tecnología para evitar que se sigan presentando casos de cáncer de cérvix.

Cifras de 2018 estiman que en Colombia murieron 5 mujeres cada día debido al cáncer de cuello uterino y se diagnosticaron 3,853 nuevos casos de esta patología, que es considerada como una de las principales causas de muerte en las mujeres de los países en desarrollo. En América Latina y el Caribe, por ejemplo, donde el año pasado se reportaron 72.000 casos nuevos y murieron 34.000 mujeres por este tipo de cáncer, la tasa de mortalidad es 3 veces más alta que en Norteamérica.

En la actualidad, el cáncer de cuello uterino es el único de su tipo que se puede prevenir gracias a la aplicación del esquema de vacunación que evita el contagio de las cepas de VPH de mayor riesgo. En 2014, Colombia era líder en América Latina por el programa de vacunación. Sin embargo, la desinformación y el temor ocasionó que el índice de aplicación descendiera, en tan solo cinco años, pasando de un 90% a una cifra por debajo del 20% de cobertura.

Los hombres también.

El VPH no es una enfermedad exclusiva de las mujeres. En la actualidad, se han identificado más de 200 tipos del virus de los cuales 14 están asociados a la aparición de cáncer orofaríngeo, así como de cuello uterino, vagina, ano y pene.

Cabe señalar que tanto hombres como mujeres pueden contraer y transmitir el VPH, cuyos síntomas son casi inexistentes. Es decir, la vacuna no debe ser aplicada exclusivamente en mujeres. Para prevenir el contagio del VPH, además del esquema completo de vacunación, es indispensable el uso adecuado del condón en cualquier encuentro sexual.

La prevención es la mejor opción.

Ninguna mujer debería morir a causa del cáncer de cuello uterino ya que es una enfermedad que se puede prevenir, diagnosticar y también tratar. Profamilia hace un llamado a todas las mujeres colombianas para que tomen el control de su salud y garanticen su bienestar accediendo a los esquemas oportunos de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano – VPH, así como a pruebas periódicas de tamizaje y control ginecológico y a exigir siempre el uso del condón en cada encuentro sexual.