Uno de los estudios más grande hechos sobre la regeneración de los bosques tropicales ha descubierto que las selvas tropicales de nuevo crecimiento pueden secuestrar 11 veces la cantidad anual de carbono en la atmósfera a comparación de los bosques primarios.

Los bosques de crecimiento nuevo, también llamados bosques secundarios en contraste con los de edad madura (bosques primarios) están creciendo rápidamente para maximizar su acceso a la luz solar, y al hacerlo, extraen grandes cantidades de carbono que ayudan con la fotosíntesis. De acuerdo con un equipo internacional de científicos, este crecimiento es muy rápido y más de la mitad de los bosques en el estudio alcanzan el 90% de los niveles de rodales maduros menos de 66 años.

La regeneración de los bosques secundarios podría desempeñar un papel crítico en la captura de carbono y la mitigación del cambio climático“, aseguró Daisy Dent del Smithsonian Tropical Research Institute (STRI) en Panamá y la Universidad de Stirling, en el Reino Unido. “ Este estudio reúne datos de muchos sitios que abarcan todo el Neotrópico, observando cómo los bosques secundarios son altamente productivos y resistentes.”

Los científicos examinaron una gran cantidad de bosques secundarios para llegar a sus conclusiones, abarcando ocho países, 45 sitios, 1,478 parcelas de estudio, y más de 168,000 árboles. Evaluaron las selvas tropicales en el rango latitudinal completo de las zonas tropicales, entre 20 grados norte de México a 22 grados al sur de Brasil

Los resultados que fueron publicados en la revista Nature, afirman que la regeneración de los bosques después de 20 años de recuperación, son capaces de una absorción neta de carbono 11 veces la de los bosques primarios de la Amazonía.

De acuerdo con este análisis, los bosques tropicales secundarios tienen un enorme potencial para eliminar el carbono de la atmósfera”, afirmó Susan Letcher del Purchase College de la Universidad Estatal de Nueva York.

Los bosques secundarios albergan una gran diversidad de especies de etnobotánica importantes que pueden ser utilizados para medicamentos, pueden servir como reservas extractivas, donde la recolección limitada de la madera, animales de caza y otros productos forestales impedirá la explotación de los recursos en las áreas protegidas vulnerables. Ellos protegen las cuencas y previenen la erosión.