Las personas jóvenes tienen mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal

200

Las personas jóvenes y de edad media hoy día tienen algo en común con las personas nacidas en 1890 – específicamente cuando se trata de cáncer de colón.

A pesar de que el riesgo relacionado con la edad de que una persona desarrolle cáncer de colon y recto disminuyó en la primera mitad de la década de 1900, para las generaciones jóvenes actuales ha “escalado de nuevo al nivel de los nacidos a finales de 1800”, de acuerdo a un nuevo estudio de la Sociedad Estadounidense para el Cáncer. “La proporción de cáncer colorrectal diagnosticado en adultos menores de 55 años se ha duplicado en sólo dos décadas.”

El estudio utilizó datos de cáncer colorrectal en casi 500,000 personas entre 1974 y 2013. Los diagnósticos de la enfermedad están disminuyendo en general, pero el riesgo ha aumentado en personas entre 20 y 54 años en las últimas décadas.

Las personas nacidas durante la década de los 90 tienen el doble de riesgo de cáncer de colon y el cuádruple de cáncer rectal a comparación con los nacidos en la década de 1950.

Las tendencias en las personas jóvenes son un indicador de la carga futura de la enfermedad. Los hallazgos, publicados en Journal of the National Cancer Institue, son preocupantes, ya que se ha mostrado que el riesgo de cáncer colorrectal para la nuevas generaciones ha escalado al nivel de aquellos que nacieron a finales de 1800.

Los investigadores creen que se debe a los cambios en el estilo de vida: principalmente en la dieta y el ejercicio. Los factores de riesgo asociados con éste tipo de cáncer incluyen: exceso de peso corporal, alto consumo de carnes procesadas y alcohol, niveles bajo de actividad física y consumo de fibra y fumar, explican los autores.

Los principales síntomas de cáncer colorrectal son sangrado anal, dolor abdominal, fatiga, pérdida de peso, sensación de no haber terminado de defecar o un cambio en los hábitos intestinales.

¿Qué hacer para disminuir el riesgo?

Puedes aumentar el consumo de frutos, vegetales y granos, al mismo tiempo que reduces la cantidad de carne roja y alimentos procesados en tu dieta. Además procura ejercitarte regularmente y limitar la cantidad de alcohol que ingieres.