Las problemáticas inmigraciones

501
negocio migrantes

Respecto al gobierno de Barack Obama, desde su campaña que le dio el gane como presidente de los Estados Unidos, se mantuvo la duda de si él apoyaría o volvería su mirada a los problemas que sufre América Latina.

En su segundo periodo o reelección, Obama demostró un acercamiento paulatino a restablecer las relaciones políticas y económicas, con el régimen comunista de Cuba. Con las primeras negociaciones bilaterales, surgió la fe de que el pueblo cubano mejoraría sus condiciones de vida, y que tal vez eso provocaría, el regreso masivo de cubanos a la Isla.
Sin embargo, la inmigración de cubanos hacia los Estados Unidos, lejos de frenarse se ha incrementado considerablemente. Entonces, cientos de cubanos se aventuran a cruzar hacia algunos países de América del Sur y luego pasan el istmo centroamericano para llegar a México y desde allí hasta los Estados Unidos. En Costa Rica, en dado momento se han provocado problemas fronterizos con Panamá y Nicaragua, dado que se ha cerrado el paso a esos inmigrantes y muchos han quedado atrapados, en dicho país, además, se han sumado a esa inmigración gran número de africanos.

Es sabido que Donald Trump, ha lanzado fuertes críticas por la inmigración masiva no solo de cubanos sino también de personas del resto de América Latina, además, ha amenazado con deportar a muchos inmigrantes en especial a los indocumentados, o que tengan algún delito (por lo tanto son indeseables). Eso nos recuerda las políticas de Adolfo Hitler cuando se refería a los judíos “como un problema”.

Ciertamente, la inmigración excesiva afecta a los Estados Unidos, al representar un crecimiento exagerado de comunidades de gente sin empleo en algunos Estados de esa nación, lo cual se traduce en una gran mendicidad y criminalidad. Además, es innegable que, las inmigraciones en los últimos años se han vuelto una especie de “pandemia”, como es el caso de lo que ha sufrido Europa con la llegada masiva de Sirios, que huyen de la guerra civil.

En el caso de los Estados Unidos, se tendría que estudiar la posibilidad de crear un nuevo Estado Latino o de inmigrantes de otras partes del mundo con un apoyo especial económico, para que luego esas gentes traten de crear, su propia identidad y desarrollo comunitario.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez 
Comentarista de temas cotidianos