La Agencia Internacional de la Energía (AIE por sus siglas en inglés) nos ha dado una muy buena noticia en su último informe: las renovables se han convertido en la mayor fuente de energía del mundo.

En el último año, el aumento de las alternativas a los combustibles fósiles ha sido mayor que el esperado, y esto ha permitido que el pronóstico de la AIE sea más optimista de cara al futuro inmediato. En concreto, en 2015 las energías renovables se incrementaron en un 15%, convirtiéndose en la fuente con mayor capacidad de todo el mundo, por delante incluso del carbón. Gracias a estos resultados tan favorables, la previsión de crecimiento entre 2015 y 2021 aumenta un 13%.

El año pasado supuso un punto de inflexión para las energías alternativas. Las renovables alcanzaron la cifra récord de 153 GW de producción, de la que 66 GW corresponde a la energía eólica y 49 GW a la energía solar. De acuerdo a los datos de la Agencia, el compromiso de los países va en aumento, lo que se refleja en que cada día del año pasado se instalaron medio millón de paneles solares, y solo en China empezaron a funcionar dos turbinas de viento nuevas cada hora.

De continuar con estos buenos resultados, se espera que las fuentes de energía limpia sean capaces de cubrir más del 60% de la generación de electricidad en el planeta a medio plazo, lo que permitirá cerrar la brecha con el carbón. Los pronósticos apuntan a que en 2021 se podrán exceder los 7.600 TW, que es el equivalente a la producción de la Unión Europea o los Estados Unidos en la actualidad.

Los datos de este informe permiten comprobar que estamos en el buen camino de cara a la sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía limpia. Está en nuestras manos continuar con la lucha contra el cambio climático y seguir reduciendo la huella de carbono.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente