La NASA está investigando la fuerza detrás de uno de los misterios más antiguos de la naturaleza – por qué las ballenas, delfines y marsopas perfectamente saludables parecen perder todo sentido de dirección y terminan varados en una playa para morir una muerte lenta y agonizante.

Investigadores ahora sospechan que sólo algo realmente masivo podría estar conduciendo a cometer ese comportamiento mortal en masa – nuestro Sol.

“Una de las posibles explicaciones que la gente ha propuesto es que como estos animales utilizan campos magnéticos para la navegación, las anomalías magnéticas podrían contribuir”. Explicó el astrofísico Antti Pulkkinen del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Durante años, científicos han tratado de explicar el misterio de las varadas mortales señalando las interferencias modernas, como los sistemas de sonar de baja frecuencia utilizados por la Marina de los Estados Unidos que se sabe que impactan negativamente a las ballenas, los delfines y las morsas.

Pero mientras que las tecnologías submarinas que emiten señales que pueden desorientar a las ballenas, delfines y marsopas -conocidos colectivamente como cetáceos-, se necesita algo más grande que esté impulsando el fenómeno.

Pulkkinen y su equipo está buscando algo que podría tener una influencia mucho más amplia en estos animales – la habilidad del Sol para meterse con el campo magnético de la Tierra, o magnetosfera, pero nadie ha sido capaz de vincular convincentemente estos eventos con los tipos de encadenamientos que vemos, lo que ha llevado a la NASA a buscar en otra parte una explicación.

Ahora están proponiendo que, al ver que los cetáceos utilizan la detección de campo magnético para navegar, es momento de considerar lo que más se ensucia con el campo magnético de la Tierra: las tormentas solares.

Las tormentas solares son causadas por explosiones masivas de rayos cósmicos dañinos disparados a la magnetosfera de la Tierra desde el Sol, lo que puede desactivar los satélites, causar apagones generalizados e interrumpir nuestra navegación basada en GPS.

Estas partículas altamente cargadas son tan poderosas, que pueden penetrar fácilmente en el casco de una nave espacial, y el escudo magnético de la Tierra es nuestra primera línea de defensa contra ellos, pero en ocasiones falla.

En ese momento, investigadores se preocupaban principalmente por nuestros sistemas de comunicaciones, pero la NASA ahora está lanzando una investigación para ver si estos eventos podrían estar detrás de misteriosos varamientos en masa que pueden matar a cientos de cetáceos a la vez.