Decenas de venezolanos y cubanos radicados en Estados Unidos, protestaron este miércoles en Miami frente al restaurante de Nusret Gökçe, el chef turco que ofreció recientemente un festín al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante su visita a Estambul, y pidieron un boicot contra este negocio, reseñó Efe.

Con banderas de Venezuela y carteles de repudio a “Salt Bae”, como es conocido el dueño del lujoso restaurante, los manifestantes lo instaron a irse de Miami, ciudad donde reside un importante número de exiliados venezolanos.

“Eso es una burla a un pueblo que está padeciendo las penurias por comida. En Venezuela no hay comida y lo más grave es que no hay cómo comprar comida”, dijo a Efe uno de los manifestantes, José Alberto Fernández.

Video: Así gozan Maduro y su esposa la “primera combatiente” Cilia Flores

Mientras tanto Maduro no aclara quién pagó la cuenta del banquete en Estambul, “el presidente venezolano” dice que acudió al restaurante Salt Bae invitado por las autoridades de Estambul.

Lo que pasa es que en los vídeos que difundió el chef turco Nusret Gökçe no aparece ningún alto funcionario del país, ni de la capital. Es que ni siquiera aparece un traductor.

Dijo que “atendió una invitación para visitar el centro histórico de la capital turca y almorzar con algunas autoridades de la ciudad”.

¿Cuáles autoridades? No lo precisó. Los vídeos que publicó (y luego borró) Nusret Gökçe, el chef turco, no muestran a ningún funcionario del gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Tampoco al alcalde de Estambul, Mevlüt Uysal, quien podría considerarse como una de las “autoridades de la ciudad”.