Lexus presenta en el Autoshow de Detroit la quinta generación del sedán LS, el ‘buque insignia’ de la marca japonesa

350

Casi tres décadas después de la introducción del modelo original, Lexus anuncia la quinta generación del LS, no solo es el modelo más lujoso de la marca, sino también el más emblemático y con el cual cimentó su reputación como fabricante de autos de lujo.

La quinta evolución de este auto (identificada con el código XF50) sustituye al modelo vigente desde 2006 y que había sido actualizado sustancialmente en 2012. Para ello, Lexus decidió dejar atrás las sobrias líneas del modelo anterior y adoptar rasgos más llamativos (como los del coupé LC), incorporando unos faros rasgados, una parrilla frontal de gran tamaño y unos pliegues laterales que brindan más dinamismo al conjunto.

De esta manera se configuró una carrocería de 5,23 metros de largo, 1,90 metros de ancho y 1,45 metros de alto, dimensiones similares a las de las versiones alargadas de los Audi A8, BMW Serie 7 y Mercedes-Benz Clase S. Está fabricado sobre la plataforma modular GA-L (Global Architecture for Luxury vehicles) que, según Lexus, es más rígida y proporciona mayor suavidad de marcha que la del modelo precedente.

El fabricante indica que el habitáculo del LS es más espacioso que el del modelo interior y se han empleado materiales de mejor calidad, al tiempo que se integró el sistema Active Noise Control, que ayuda a disminuir el ruido que llega a la cabina por medio de ondas de sonido inversas, transmitidas por los altavoces del sistema de audio. Opcionalmente se podrá incorporar un sistema Head-Up Display con indicaciones a color y que se proyecta en un recuadro de 24 pulgadas.

En lo que respecta a las diversas amenidades de confort, el LS cuenta con un sistema multimedia que se gestiona desde una pantalla de 12,3 pulgadas, asientos de ajuste electro con memoria, calefacción, ventilación y varios programas de masaje, junto con la posibilidad de inclinar uno de los dos respaldos posteriores en 48 grados. Como ya es tradicional en la marca, el comprador podrá incorporar un sistema de audio Mark Levinson de manera opcional.

A nivel de seguridad, se destaca el paquete de asistentes ‘Lexus Safety System +, que incluye diversos elementos como servofreno de emergencia con capacidad para frenar de manera automática el vehículo e incluso realizar un pequeño giro con el timón para evadir obstáculos, un programador de velocidad activo con asistente en atascos o alerta por cambio involuntario de carril.

Dado que la suavidad de marcha fue una de las prioridades de su desarrollo, el fabricante instaló una suspensión neumática que no solo permite regular la rigidez de la amortiguación, sino también controlar el despeje de la carrocería respecto del suelo. Esto se puede combinar con unas barras estabilizadoras activas, que permiten un mejor control del auto. El tren de rodaje puede tener rines de 19 o 20 pulgadas.

De momento solo se han facilitado los datos de una sola versión (LS 500), que usa un motor V6 biturbo de 3,5 litros y produce 421 caballos de potencia (CV), gestionados por una caja automática Aisin de convertidor de par y diez cambios. Si bien la tracción puede ser trasera o en las cuatro ruedas, el LS trae de serie un sistema de dirección en las ruedas traseras (como el que ya usan algunos modelos Porsche) y que sirve para mejorar la maniobrabilidad a baja velocidad y la estabilidad a alta velocidad.

Otro dato importante está relacionado con el peso del vehículo, pues Lexus indica que la masa del LS se redujo en 90 kilos frente a su antecesor (no brinda una cifra exacta), debido al uso de materiales como el aluminio o el acero de ultra alta resistencia en numerosos puntos de la estructura y la suspensión.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente