¿Lindo gatito?

311

Los gatos domésticos se han convertido en una amenaza para la fauna silvestre en Reino Unido, y muchos de sus dueños no quieren reconocerlo. Aunque el número de animales que mueren cada año por ataque de estos felinos se cuenta por millones, los propietarios se resisten a mantenerlos al interior de sus hogares.

Un grupo de investigadores, de la Universidad de Exeter y de la Universidad Queen Mary de Londres, en Reino Unido, observaron de cerca a 86 gatos domésticos de aquel país, pertenecientes a 56 hogares, durante 14 meses.

El estudio demostró que aunque los dueños son conscientes de que sus gatos son depredadores de aves, invertebrados y pequeños mamíferos, no los consideran perjudiciales para la vida silvestre; otros incluso afirman que no son nocivos.

Tampoco saben con exactitud cuántas presas obtienen sus mascotas, sin embargo consideran la depredación como una parte natural del ecosistema y no le dan importancia a la amenaza que representan los felinos.

La única forma en que los dueños adoptarían medidas para reducir el daño es que se piense en el bienestar del gato como criterio para aceptar mantenerlo en casa. Bajo esta premisa, los gatos ya no tendrían tanto peligro de accidentes de tráfico, intoxicaciones, enfermedades infecciosas u otros riesgos.

Durante los meses que se realizó el estudio, las presas que más capturaron los gatos fueron ratones y ratas (57.3%), musarañas (30.8%), aves (26.5%) y reptiles (8.7%). De acuerdo con el estudio, los gatos más jóvenes, los que residen cerca de tierras de cultivo y los que pasan más tiempo al aire libre, son los que más cazan. Se estima que 23% de los hogares en Reino Unido comparten hogar con 10 millones de gatos domésticos.