Movember

Acabamos de pasar octubre “rosa” y con él las celebraciones y campañas dirigidas a todas las mujeres de prevención de cáncer de mama, el de mayor incidencia entre el sexo femenino. Pero, ¿qué nos depara noviembre?

Desde hace 15 años, durante este mes, los hombres dejan crecer sus bigotes y barbas para concientizar a la sociedad sobre el cáncer de próstata, testículos y salud mental. Temas que aún no está tan socializados como el de otras enfermedades. Y es que, según la Fundación Movember, organización que da nombre a este movimiento, este tipo de cáncer es el segundo más común en afectar al sexo masculino en todo el mundo y del que se espera que en 2030 se duplique el número de casos hasta los 1,7 millones.

“En muchas ocasiones este tipo de enfermedades es aún un tabú, de las que da pena hablar o de las que creemos que nunca nos pasarán a nosotros, estando totalmente equivocados con esto” afirma el Dr. Elías Stambulie, médico especialista en medicina alternativa.

Solo en Colombia, cifras de la Liga Colombiana contra el Cáncer dieron a conocer que durante el 2017 se diagnosticaron más de 900 casos mensuales de dicha enfermedad.

Movember surge en el año 2003 en la ciudad de Melbourne, Australia, cuando un grupo de 30 hombres decidieron dejarse crecer su vello facial para recaudar fondos para la Fundación con su mismo nombre, cuya palabra proviene del inglés “Moustache” (bigote) y “November” (Noviembre).

A la vez que dejaban crecer sus bigotes y barbas donaban dinero a esta fundación para luchar contra esta enfermedad en su país. Desde entonces, el movimiento Movember ha llegado al mundo entero, recaudando más de 530 millones de dólares y teniendo detrás a más de 5.000.000 de personas que apoyan la causa, los llamados Mo Bros y Mo Sistas.

“Movimientos como este sirven de mucha ayuda a la sociedad porque aumentan el conocimiento mundial de este tipo de patologías, al pasar de un ámbito privado a algo público y notorio” apunta el Dr. Elías Stambulie.

A pesar de existir muchos factores de riesgo de padecer cáncer de próstata que no se pueden controlar como la edad (los hombres a partir de los 50 años son más propensos a padecerlo), la raza (los hombres negros tienen el doble de probabilidades de fallecer por este cáncer que los hombres blancos), o los antecedentes familiares, sí se pueden tomar medidas preventivas para reducir el riesgo.

El Dr. Elías Stambulie, médico especialista en medicina alternativa nos da unas claves para fortalecer nuestro sistema inmunológico y prevenir este tipo de enfermedades:

  1. Estilo de vida y alimentación: Al vivir en grandes ciudades estamos expuestos a diferentes partículas contaminantes que afectan el organismo; y los alimentos que tomamos contienen aditivos, conservantes y colorantes artificiales que también nos afectan pero como no nos podemos aislar del mundo tenemos que conseguir que a través de una buena alimentación nuestros órganos desintoxicantes (hígado, riñones…) estén lo más fuertes posibles para combatir todas estas sustancias químicas.
    “Retira cualquier alimento que pueda estar inflamando tu cuerpo. Evita las carnes rojas o productos lácteos altos en grasa y come más alimentos de origen vegetal como frutas, ensaladas y verduras” recalca el Dr. Stambulie. Y añade que “desde la medicina funcional se han identificado nutrientes que dan recursos adicionales al cuerpo para protegerse de enfermedades. Por ejemplo: la Cúrcuma, la Vitamina D, el Omega 3, Vitaminas y minerales orgánicos porque se absorben mejor y hacen mejor su efecto, agua filtrada, entre otros”.
  2. No tengas un nivel de estrés alto, sino el cortisol estará alto y esta hormona de supervivencia cuando estés muy alterado va a debilitar tu sistema inmunológico. Cuanto más estrés, más riesgo tendrás de padecer cáncer.
  3. Adiós sedentarismo: Está demostrado que este tipo de vida puede aumentar la aparición entre 2 ó 3 veces ciertos tipos de cáncer. Por el contrario, la actividad física regular disminuye el riesgo, por lo que es recomendable comenzar una rutina deportiva que ayude a fortalecer el sistema inmunológico.

¡Chicos no olviden sus bigotes, es hora de seguir luchando!