Muchas veces esperamos oportunidades extraordinarias, pensamos que esa oportunidad tiene que ser algo grandioso, sin embargo, no es así, es en las cosas más sutiles, en aquella situación oportuna, donde está el gran tesoro que hace la diferencia, es en el gesto con el cual nos acercamos al otro, en la voluntad de servir, de ser útiles, de amar, de cuidar, ahí esta el verdadero tesoro.

No puede haber valor sin valores, no puede haber riqueza sustentable, si no hay coraje, si no hay responsabilidad, si no hay propósito, si no hay humildad, si no hay confianza, si no hay voluntad de servir, si no hay voluntad de amabilidad, de ser amables, de amar, si no hay voluntad de cooperación.

Muchas de las personas, mujeres y hombres que han generado más riquezas en los últimos años en todos los ámbitos, económicos y científicos, que están luchando por salvar esta crisis que estamos viviendo, estas personas no provenían de familias con muchas riquezas o una gran inteligencia o especialmente una súper dotación, estas personas tenían determinación, una idea bien clara, un propósito, un para qué, una voluntad de servir, y desde luego rodearse de personas grandes, nobles que quieran contribuir a una mejora significativa, claro que se puede generar aparente riqueza creando armas o productos transgénicos, pero a largo plazo todos perdemos, todos morimos, no podemos confundir el valor con el precio, generar producto interior bruto puede tener un precio muy alto si no lo hacemos desde la conciencia. Debemos preservar, cuidar, no queremos depredadores, queremos jardineros que, desde una ecología humana, global y sistémica, produzca verdadera riqueza para transformar la humanidad en positivo. Hoy es el momento de convocar el potencial de las personas que nos rodean, conseguir lo que deseamos, podemos encarnar la utopía porque sobran posibilidades. La vida consiste en ser jardineros de posibilidades, entendida como una metáfora, trabajar la tierra espiritual, emocional, intelectual, relacionar el vínculo con los demás para crear el florecimiento de ese potencial. Talvez ahora no podemos, pero si nos educamos, si me entreno, si trabajo, si pido ayuda, a futuro sí podemos.

La riqueza no viene de grandes ideas, viene por el saber dar a las personas que lo quieren, pero que no pueden acceder a ello, ese es el factor infinito.
Fuente: El mapa del tesoro. Alex Rovira.

Por: Lucy Angélica García Chica
Lucy-Angelica-Garcia-Chica

Escritora y Poeta