Angustia, intranquilidad, miedo e incertidumbre son algunos de los sentimientos que experimentan los padres cuando reciben a sus hijos antes de lo planeado. Esto comúnmente se conoce como nacimiento prematuro y se da cuando los niños llegan al mundo antes de la semana de gestación número 37.

Así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, además, informa que en el mundo nacen unos 15 millones de bebés antes de término, es decir, uno por cada 10 nacimientos. Así mismo, indica que diariamente ocurren 7.000 muertes de pacientes con esta condición.

En cuanto a Colombia, al año se registra que 100.000 nacimientos corresponden a bebés nacidos antes de la semana 37 de gestación, lo cual corresponde al 10-12% de nacimientos de bebés que están en una condición vulnerable, con mayor riesgo de muerte.

En el marco del Día Mundial del Prematuro, celebrado el 17 de noviembre, la doctora María Isabel Uscher, médica pediatra de la Universidad Javeriana recuerda que los bebes con esta condición son una población vulnerable, que pueden adquirir fácilmente enfermedades como la tos ferina, una enfermedad prevenible con la vacunación.

Uscher, en conmemoración del Día Mundial, entrega a los padres de familia información, recomendaciones y tips que deben saber para garantizar un óptimo estado de salud de sus pequeños nacidos antes de tiempo.

  1. Los prematuros se dividen en subcategorías: Prematuros extremos (menos de 28 semanas), muy prematuros (28 a 32 semanas) y prematuros moderados, (32 a 37 semanas), que se subclasifican en tardíos.
  2. Son considerados de alto riesgo para adquirir enfermedades inmunoprevenibles y la vacunación se convierte en una herramienta de protección para los recién nacidos y en especial para recién nacidos prematuros.
  3. La vacunación es el mayor acto de amor, pues les da herramientas que los protegen de infecciones, en una población con complicaciones propias de la prematurez: respiratorias, neurológicas, cardíacas entre otras.
  4. La vacunación en la materna durante la gestación es una estrategia de prevención de enfermedades infecciones para el recién nacido, en especial frente a tos ferina e influenza, mientras este cumple la edad indicada para iniciar su esquema primario de vacunación.
  5. Inicie el esquema de vacunación con el mismo esquema que la población general, así su hijo haya nacido antes de lo esperado, una vez el recién nacido se encuentre estable de las condiciones médicas relacionadas con su prematurez; pues hay evidencia que los recién nacidos pretérmino tienen mecanismos necesarios para generar respuesta a la vacunación.
  6. Lactancia materna, otra estrategia de protección para este recién nacido frente a las enfermedades infecciosas. Se debe proteger y ofrecer a libre demanda, en especial en las primeras semanas de vida, y continuar hasta los dos años, en lo posible.
  7. Un breve instante de molestia basta para cuidarlo contra enfermedades como la polio, influenza, tos ferina, difteria, tétanos y meningitis con vacunas combinadas. Además de otros anticuerpos para enfermedades virales como el virus sincitial respiratorio, los cuales están indicados en un subgrupo de esta población.

Así mismo, el experto recuerda que la mejor forma de prevenir un parto prematuro comienza con un embarazo saludable, el seguimiento periódico durante el embarazo mediante los controles prenatales, control de infecciones maternas, asesoramiento sobre una dieta saludable y la nutrición óptima para la madre.