Un loro realizó la compra de un artículo en Amazon del Reino Unido, ¿pero cómo lo hizo?, nada más y nada menos que imitando la voz de su dueña con la ayuda del asistente de voz que ofrece la compañía estadounidense.

Su dueña al percatarse que no había comprado nada recientemente en el portál, y descartando a su esposo e hijo, logró descubrir al verdadero culpable, su loro gris llamado Buddy.

Este llamaba a la asistente en línea por su nombre diciendo “Alex… sigue en línea”. Aunque la compra se pudo llevar a cabo, pronto fue denunciado el hecho por lo que reembolsaron el dinero de la dueña del travieso loro.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente