El Bitcoin es la criptomoneda más importante de la actualidad ya que, aunque su precio haya caído por más de $20.000 en el último semestre, seguiría siendo no solo la pionera de esta forma de tecnología financiera sino que además sería también la más utilizada por los entusiastas de las criptomonedas en el mundo.

Aunque en nuestra región cada vez más son las personas que se interesan por invertir en el Bitcoin para tratar de quedarse con al menos una fracción de los beneficios que esta moneda puede brindar, lo cierto es que este activo se enfrentaría a una serie de retos importantes que dificultan significativamente su masificación. Algunos de estos son los siguientes:

  1. Volatilidad

Lo que más asusta a los interesados en el Bitcoin es su volatilidad, siendo posible ver cómo esta “moneda” es capaz de perder hasta el 50% de su valor en cuestión de semanas. Si bien es cierto que también puede recuperar su precio en un periodo de tiempo similar, los daños financieros ocasionados pueden ser permanentes en la vida de muchos.

Este fenómeno de cambio constante ha llevado a que algunos opten por mantenerse utilizando dinero fiduciario, o a que se adentren en el mundo de las stablecoins, monedas virtuales mucho más reguladas que son capaces de asegurar la estabilidad a corto, mediano y largo plazo.

Incluso es común ver el surgimiento de herramientas como Bitcoin Trader Software, que implementan inteligencia artificial para predecir los movimientos del mercado y realizar transacciones sin necesitar de la toma de decisiones constante del inversionista. A pesar del uso de aprendizaje computacional, lo cierto es que estos bots tampoco serían capaces de asegurar que no se experimenten grandes pérdidas.

  1. Problema ecológico

Un problema del que no se había hablado demasiado hasta hace algunos meses es la huella de contaminación que genera la minería de Bitcoin. Esta se crea debido al impacto energético que tiene mantener equipos miles de millones de equipos encendidos y trabajando a máxima capacidad todos los días, todo el día, en todo el mundo.

En conjunto, el rápido desgaste de los equipos de minería hace que deban ser reemplazados constantemente, incrementando la fabricación y mala disposición.

Si bien es cierto que algunos reportes en defensa del Bitcoin aseguran que la minería no genera más desechos que el sistema bancario tradicional, lo cierto es que estudios recientes afirman que esta huella contaminante sería similar a la producida por países bajos.

  1. Penetración tecnológica

Finalmente, una de las mayores barreras a las que se enfrenta el Bitcoin es la baja penetración tecnológica que existe en la mayor parte del mundo al momento de realizar transacciones financieras. No solo es común ver personas que no tienen dispositivos móviles, sino que tampoco cuentan con una conexión estable a Internet o incluso una cuenta bancaria digital.

Adicionalmente, la falta de conocimientos en materia financiera, tanto en personas mayores de edad como en dueños de negocios con bajo nivel educativo, hace que sea aún más compleja la comprensión del funcionamiento de estos activos virtuales.

El manejo de las plataformas y herramientas para el almacenamiento o intercambio de Bitcoin tampoco es del todo sencillo, por lo que aquellas personas con menores conocimientos en materia tecnológica tienen menos probabilidades de adentrarse en el mundo de la inversión de forma exitosa.

Para la masificación en el uso del Bitcoin en Latinoamérica (y el mundo) todavía faltan muchos años, sin embargo, mientras no se lleven a cabo las acciones necesarias para mitigar las dificultades referentes a su adopción, será imposible que estas alcancen el estatus de “moneda” y que puedan utilizarse de forma masiva en transacciones rutinarias.