Los 6 entornos más ásperos del planeta

538

A continuación algunos de los lugares más calientes, fríos y en general difíciles para habitar del planeta.

Groenlandia

A excepción de la costa rocosa, toda esta nación esta cubierta por una hoja de hielo que llega a tener un grosor de hasta 3 kilómetros. Por si esto no fuera suficiente ten en cuenta que la frontera septentrional del país se encuentra a sólo 740 km del Polo Norte.
La capa de hielo mantiene a los 57,000 habitantes de Groenlandia confinados a la costa, en donde el hielo permite la existencia de fiordos y áridas montañas. El noroeste de la costa, conocido simplemente como El Parque Nacional, esta poblado sólo por osos polares, moras y demás fauna del ártico. Aparte de cazadores de ballenas y focas y uno que otro científico, muy pocos humanos viajan al Parque. La villa más cercana, Ittoqqortoormiit, vive tres meses ver una puesta de sol, lo cual podría se compensado por el periodo de mediados de noviembre a mediados de enero, cuando el sol nunca se levanta del horizonte.

La región Changtang en la meseta tibetana

Si la meseta tibetana es el ‘techo del mundo’, el norte de la región Changtan es la cúspide. Con una elevación promedio de 5,000 metros, la alta y seca estepa está puntuada por humedales salobres. A pesar de los cortos veranos, los vientos árticos y la precipitación que suele caer en forma de granizo; aves, gacelas tibetanas y ovejas salvajes sobreviven en la región.
Así como cientos de personas llamadas los Changpa. Éstos nómadas se mueven de campamento en campamento, pastoreando ovejas y otro tipo de ganado. Pero en Changtang y a lo largo de la meseta tibetana, los pastizales se están secando como resultado del sobrepastoreo y el cambio climático. Ahora los nómadas han sido forzado a mudarse a campamentos de reasentamiento en donde se enfrentan al desempleo y escasez de agua.

Siberia

Esta vasta franja del norte de Asia se extiende desde los montes Urales en el oeste hasta el Océano Ártico en el norte y hacia el Océano Pacífico en el este. Es quizás, más conocido por ser un lugar de exilio, en los gulags soviéticos salpicaban el paisaje en el siglo 20 y los presos políticos y religiosos marginados fueron desterrados y desaparecidos en los siglos anteriores.
Hoy día, partes de Siberia están en su auge gracias a descubrimientos petroleros y minerales, pero el área es más áspera que nunca. Las temperaturas llegan a rebasar los 38º C en el verano y se desploman a los menos cero en invierno. Oymyakon, Siberia es el poblado con la temperatura continua más fría en el mundo, con una temperatura récord de -67.7º C en 1933.

El ‘outback’ australiano

Arañas, serpientes y cocodrilos. El interior remoto y semiárido de Australia alberga una gran cantidad de fauna hostil. Clima árido, un sol feroz y el suelo infértil mantienen una baja población en el desierto, que representa la mayor parte de Australia.
A pesar de ser el hogar del Taipan del interior, la serpiente de tierra más venenosa, y el temible cocodrilo de agua salada, el mayor peligro en el desierto es el calor. En el poblado de Alice Springs, las temperaturas en el verano alcanzan los 45º C. En este clima, un contratiempo con el vehículo puede ser mortal, es por ello que se le recomienda a los viajeros llevar refacciones, un radio de emergencias y mucho agua.

El desierto del Sahara

Con menos de 7.6 centímetros de precipitación cada año, el desierto del Sahara es uno de los lugares más secos del mundo. Pocos humanos habitan el desierto. Nómadas, como los Tuareg, sobreviven en los márgenes del Sahara, haciendo trueques, cazando y criando ganado con la escasa vegetación. La partes centrales y más secas usualmente no están pobladas.

Antártida

Cuando se trata de hábitats ásperos la Antártida supera las expectativas, de acuerdo con el libro mundial de hecho de la CIA, este continente al sur de nuestro planeta es el más frío, seco y ventoso. La temperatura más baja jamás registrada en la Tierra sucedió en 1983 en la Antártida cuando el aire alcanzó los -89º C en la estación de investigación Vostok.
Su terreno está conformado en un 98% por hielo, el resto por roca estéril. La población humana del quinto continente más grande llega a los 4,000 habitantes en verano, cuando investigadores y personal de apoyo realizan sus misiones en los centros de investigación de la Antártida. En verano cerca de 1,000 personas permanecen en la extremas temperaturas que llegan a los -70º C.