Los «Ángeles Verdes» del Amazonas

Cinco policías, expertos en cazar abusadores sexuales, son los héroes de los niños, niñas y adolescentes de la Manigua.

237

Hasta hace poco, los abusadores sexuales hacían de las suyas en el departamento del Amazonas bajo el argumento de que ellos no abusaban de los niños, niñas y adolescentes, sino que su comportamiento hacía parte de las costumbres ancestrales de su cultura. Todos esgrimían ser descendientes de indígenas, así no lo fueran, para intentar burlar la justicia y seguir vulnerando la dignidad de los menores de edad. Pero cinco policías de la Seccional de Investigación Criminal de la Policía Nacional acabaron con esos mitos y se pusieron a la tarea de desenmascarar a estos delincuentes y a educar a los pequeños pobladores de la manigua para que no siguieran cayendo en las trampas de estos depredadores de la inocencia.

Su fama de protectores de niños se fue regando por toda la selva hasta ser bautizados como ‘Los Ángeles Verdes’.

Entre este selecto grupo está la patrullera Mercy Gómez Ayala, una santandereana premiada en 2014, por la Fundación Corazón Verde, como la Mejor Policía del Año, en la categoría de Lucha contra la Criminalidad. Su alto compromiso con la niñez del Amazonas llevó a este equipo a resolver el año pasado 27 casos de delitos sexuales, cuyas víctimas, en su mayoría, eran menores de 14 años. Y para este año, su empeño por combatir este flagelo no ha sido inferior. Es así como en las cinco primeras semanas capturaron a cinco delincuentes inmersos en este tipo de delitos, acusados de secuestro, acceso carnal abusivo, acto sexual violento, trata de personas, incesto, entre otros delitos.

Actualmente, ‘Los Ángeles Verdes’ tiene en curso otros casos, los cuales, muy seguramente, concluirán con la captura de los agresores de la infancia en el Amazonas. Las familias de las pequeñas víctimas han identificado en este selecto grupo de profesionales de policía una imagen de confianza, credibilidad y seguridad absoluta, que ha permitido que otros padres de pequeñas e inocentes víctimas comiencen a dar a conocer todos esos comportamientos anómalos e incluso criminales.

“La mente reprobada de los criminales sexuales no tendrá cabida en el Amazonas, porque no claudicaremos hasta colocarlos tras las rejas”. Los niños y niñas del Amazonas podrán seguir corriendo y caminando por los hermosos parajes de estás enigmáticas selvas del sur del país, seguros y tranquilos de que ‘Los Ángeles Verdes’ cuidan de ellos y siempre estarán tras el rastro de quienes los asechan entre la manigua.

Tomado del libro “Nuestras historias”, 50 crónicas de héroes anónimos.