Mirando a tu mascota o videos de animales en YouTube probablemente lo has pensado: ‘ese perro está sonriendo’. Pero, ¿se trata de una interpretación humana o los animales en realidad muestran sus sentimientos como nosotros?

Es posible que lo hagan los mamíferos, hasta cierto punto. En el ser humano, cuando sonreímos nuestra expresión facial cambia y los músculos del rostro se mueven para expresar lo que sentimos.

Si bien durante mucho tiempo se pensó que lo que nosotros consideramos una sonrisa en los animales no es más que una serie de reflejos condicionados de los músculos de la cara, los cuales no están relacionados con sus sentimientos, nuevas investigaciones les atribuyen emociones primarias tales como el miedo, la tristeza, la ira y la felicidad, lo que es posible que se manifieste en sus expresiones.

Asimismo se ha descubierto que la risa se origina en regiones sumamente antiguas del cerebro, posiblemente anteriores a la humanidad, lo que podría sugerir que en el fondo es compartida con los mamíferos. El neurocientífico Jaak Panksepp, de la Bowling Green State University, en EUA, incluso ha identificado algunos tipos de risa en animales.

Por ejemplo, las ratas hacen sonidos característicos cuando juegan entre sí o cuando se les hace cosquillas; la risa de los chimpancés es más similar a un jadeo, en tanto que los perros lo hacen mediante una respiración forzada entrecortada.

Publicado originalmente en la edición de noviembre 2014 de la revista Muy Interesante México.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente