Inicio Colombia Nacionales Los bazares paramilitares que terminaron en reclutamiento de niños

Los bazares paramilitares que terminaron en reclutamiento de niños

228
Niño“Esa noche me viola, me amarra con los cables de la plancha en las manos y los pies, me pegó, me amenazó con una pistola que tenía un tubo en la punta”.

La captura de Lucila Gutiérrez rectora del colegio Nuestra señora del Rosario, en Riachuelo, Santander, dejó en evidencia que el plantel y todo el corregimiento estaba al servicio de los paramilitares.

Al mando de alias Víctor, cabecilla del frente Cacique Guarentá del Bloque Central Bolívar, las fiestas, celebraciones y eventos de varios corregimientos y municipios en esa zona del país, se convirtieron en la oficina de reclutamiento de esa organización criminal.

Los niños que participaban de los eventos sin saberlo estaban en un proceso de selección que no tenía límite de edad. Los paramilitares coordinaban con las autoridades y directivos de los colegios para patrocinar los eventos a cambio de puestos en la primera fila.

Eran las niñas que entre 2003 y 2005, incluso obligadas, caminaban por pasarelas de reinados que más tarde las convertía en las esclavas sexuales de los jefes paras y los niños, también esclavos, pero de la guerra.

Los testimonios de los menores en ese momento, hoy adultos que prefieren borrar ese episodio, revelan que esa era una práctica común de los paramilitares con la mirada cómplice de las autoridades hoy investigadas por la Fiscalía.

La práctica de auspiciar fiestas para reclutar niños se extendió entre varios bloques de los paramilitares, resultó ser una sencilla y económica forma de obligar a los menores a ser parte de la guerra y a las niñas de ser abusadas.

Incluso hace unas semanas se conoció el testimonio de un niño que se entregó al Ejército luego de un operativo. Era integrante de la guerrilla del Eln y explicó como él y varios compañeros fueron reclutados a través de fiestas y licor. Una invitación a divertirse en la noche y al despertar el guayabo lo pasaban en un campamento de reclutados, sin derecho a desertar.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente