Las enfermedades respiratorias crónicas son un conjunto de padecimientos no transmisibles que afectan el sistema respiratorio y sus componentes. A nivel mundial, las enfermedades respiratorias crónicas, como el asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la rinitis, afectan a cientos de millones de personas.

Las enfermedades respiratorias representan una de las cargas más importantes a la salud pública en América Latina. En Colombia, por ejemplo, debido a la fuerte temporada de lluvias, el incremento de las consultas por estas enfermedades ha sido considerable. En Bogotá, solo el primer trimestre de 2017, 350.131 personas han sido atendidas por estas enfermedades, en Medellín, 247.138 y en Cali, 2.130. Estas enfermedades representan un problema importante y permanente, no sólo para los servicios de salud, sino también para las familias de aquellos que las padecen.

En toda América Latina la situación se agrava pues intervienen factores de riesgo como la atención médica deficiente, y la falta de medicamentos o de especialistas, combinación que provoca que la región enfrente mayores problemas a la hora de atender estos padecimientos. La alta mortalidad de algunos de ellos es bien conocida por autoridades y el público en general; sin embargo, hay otras consecuencias menos graves, que, al ser ignoradas, pueden tener efectos muy negativos y duraderos.

En Colombia las personas deben tener especial precaución para evitar estos padecimientos respiratorios durante la época de lluvia o en los días con cambios de clima muy abruptos, pues tienen una mayor exposición a cierto tipo de alérgenos como el polen. Mientras la gente tenga conciencia de los riesgos durante estas épocas y tome medidas para prevenirlas, tendremos una situación manejable” comentó el Dr. Álvaro Rojas, Director Médico Regional de Abbott para América Latina y basado en Bogotá.

Igualmente, el Dr. Rojas ahondó en las principales recomendaciones para prevenir estos padecimientos: “Se trata de acciones muy sencillas que se pueden hacer a diario, como lavarse las manos constantemente, evitar fumar y mantener los espacios ventilados. Y también otro tipo de acciones, como evitar la automedicación o mantenerse al corriente en el esquema de vacunación en su país.”

Enfermedades respiratorias crónicas y los proveedores de cuidados

Un aspecto pocas veces mencionado sobre las enfermedades respiratorias, es que tienden a afectar con mayor gravedad a públicos vulnerables como los adultos mayores y niños, pero en muchas ocasiones son personas jóvenes en edad productiva quienes se hacen cargo de cuidar y preservar la salud de dichas poblaciones vulnerables.

En la mayoría de los casos, los cuidadores también tienen la responsabilidad de adquirir los medicamentos o pagar por la atención médica, adicionando una carga económica y emocional a aquellas personas encargadas del cuidado de adultos mayores y niños, que pueden desembocar en ansiedad, irritabilidad, depresión y una disminución general en la calidad de vida.

Padecimientos como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el asma o la rinitis, están entre los más prevalentes en América Latina. Según cifras de la Organización Panamericana de la Salud, alcanzan tasas de 14%, 17% y 30% respectivamente, lo que las coloca entre los padecimientos más comunes en la región.

Enfermedades respiratorias y ausentismo laboral

La preocupación por la mortalidad que conllevan algunos de estos padecimientos llega a opacar otras consecuencias, como el costo en horas de trabajo. Investigaciones realizadas en Colombia demuestran que las principales causas de ausentismo laboral por temas de salud se relacionan con enfermedades respiratorias como las mencionadas previamente.

Dichas ausencias llegan a causar pérdidas hasta por 2.300 millones de pesos en un año y se calcula que aumentará más de un 20% en los siguientes, lo cual agrava la necesidad de proveer servicios médicos de calidad.

El Dr. Rojas, comentó: “Es evidente que estos padecimientos tienen consecuencias importantes que han alertado a las autoridades y a todos los que estamos involucrados con la salud de la sociedad colombiana. Por ello es vital tomar acciones preventivas y correctivas en nuestra área de actividad, mediante la contribución de medicamentos que puedan atender a la mayoría de los padecimientos más comunes.”

Enfermedades respiratorias y calidad del aire

Algunos factores de riesgo que hacen más frecuentes y de curso más expedito a estas enfermedades son el tabaquismo y la contaminación del aire que se vive en las principales ciudades de la región. A nivel mundial se calcula que 100 millones de personas citadinas viven con mala calidad de aire, ya que por lo menos el 98% de nuestras ciudades ubicadas en países en desarrollo están contaminadas.

Latinoamérica por consiguiente no es ajena a este fenómeno de contaminación y polución. De hecho, las principales ciudades de América Latina superan ampliamente los niveles de contaminación permitidos, destacándose entre ellas dos ciudades colombianas, como Medellín y Bogotá, y tres mexicanas: Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México.

Medellín
En marzo de 2016 Medellín estuvo cubierta por una nube gris de contaminación

Por esta razón, los gobiernos locales han implementado diversas medidas para reducir la contaminación ambiental, lo cual a su vez tiene un costo económico real. Por ejemplo, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia anunció medidas contra la contaminación, como el establecimiento de un mecanismo de articulación permanente y de alto nivel entre el Gobierno Nacional y el área metropolitana de Medellín, la actualización de estándares nacionales de calidad del aire y la vigilancia conjunta con el sector salud sobre los efectos de la contaminación del aire, entre otras.

Los efectos de estos padecimientos, todos ellos poco estudiados, demuestran que el alcance y consecuencias de las enfermedades respiratorias tienen un impacto evidente y real en esferas muy amplias y variadas, y las cuales podrían ser atendidas por las sociedades de la región en medio de su lucha contra estas afecciones.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente