Teniendo en cuenta que 2 de cada 3 personas con diabetes mueren de enfermedades cardiovasculares, en el Día Mundial del Corazón es importante recordar la relación entre estas dos condiciones, y la importancia de ser tratadas conjuntamente para reducir la mortalidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares, como el infarto y los accidentes cerebrovasculares, son la principal causa de muerte en todo el mundo. Esta cifra se empeora en los pacientes que padecen de diabetes, quienes tienen seis veces más probabilidad de sufrir este tipo de enfermedades.

Los infartos y los accidentes cerebrovasculares afectan el normal funcionamiento del corazón y del cerebro, entre otros y se deben en su mayoría a la presencia de varios factores de riesgo, como la diabetes, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo y la hipertensión arterial, entre otros.

Se estima que para el 2030, casi 23,6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

“Es esencial que empecemos a implementar el correcto tratamiento de la diabetes como una de las mejores formas de prevenir los eventos y las enfermedades cardiovasculares. De no hacerlo será imposible reducir los índices de mortalidad de estos eventos”, explicó el Doctor Jorge Andrés Escobar, Gerente Médico del proyecto cardiovascular de Novo Nordisk.

Aunque hay una relación directa entre las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2, los tratamientos aún se realizan de forma separada, lo que hace que los prestadores de salud no tengan las herramientas adecuadas para manejar el riesgo del corazón en los pacientes con diabetes.

El tratamiento multidisciplinario recomendado por la Asociación Americana de la Diabetes, debe incluir más de uno de estos factores: cambios en el estilo de vida, terapia antiplaquetaria, control de la tensión arterial, control de la glucemia y manejo de la dislipidemia.

La diabetes en los colombianos

De acuerdo con la OMS, en las últimas décadas ha aumentado la prevalencia de la diabetes de manera exponencial y en paralelo se ha evidenciado una fuerte relación con las cifras de personas con obesidad y sobrepeso, en especial en los países de ingresos bajos y medios.

Colombia no ha sido la excepción en esta tendencia, estudios recientes han revelado cifras alarmantes de diabetes en el país, se estima que en el 2015, 3 millones de personas sufren de diabetes, y la tendencia, al igual que en el resto del mundo, es que este número aumente.

Según el Observatorio de Diabetes de Colombia, entre el 11% y el 30,9% de las personas con diabetes en el país padecen de enfermedades coronarias y entre el 4,5% y 8,9% sufren de enfermedades cerebrovasculares.

“No es suficiente solo proteger nuestro corazón, la diabetes es un factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares que continua aumentando en Colombia y el mundo, debemos tratar también esta enfermedad de forma multidisciplinaria para poder reducir los índices de mortalidad de los problemas cardiacos y cerebrovasculares”, aseguró Escobar.