Los dos momentos de alta tensión en la llamada entre Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro

106

Los presidentes de Colombia y Venezuela, Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, conversaron telefónicamente para solucionar el problema creado por la incursión de soldados bolivarianos a territorio colombiano y el intercambio tuvo éxito, pero no escapó de momentos de elevada tensión.

Los jefes de Estado, que en el pasado han dejado claro que están en orillas opuestas ideológicamente, conversaron durante cuatro horas, según informó el periódico El Tiempo, para lograr una salida diplomática.

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, aseguró este domingo que el “incidente grave” se solucionó por “una mezcla de paciencia” de Santos y la capacidad disuasiva de las Fuerzas Armadas. Tal versión se confirma con lo informado por El Tiempo, periódico propiedad de la familia Santos y con habitual acceso a fuentes de la Casa de Nariño.

Según el diario, la charla tuvo picos álgidos cuando Maduro intentó argumentar que la zona de la incursión era territorio venezolano y que su salida solo se produciría después de la instalación de comisiones binacionales de límites. Ante tal planteo, Santos replicó “con contundencia”, citando los tratados limítrofes y resaltando que lo único que correspondía era el retiro inmediato de los uniformados.

El segundo punto fue cuando el líder chavista le reprochó la postura colombiana en la OEA, instancia internacional donde el gobierno de Santos se plegó al pedido de apoyar una salida electoral a la crisis de Venezuela. Ante el reclamo, Santos le señaló que dicho tema no estaba en la agenda de la llamada.

El periódico también relató que, en un momento “caliente” de la conversación, la llamada fue interrumpida por una falla técnica, dejando en suspenso el momento de tensión. La interrupción duró varios minutos, hasta que fue el gobierno venezolano quien tomó la iniciativa para reanudar el diálogo.

Según fuentes a las que accedió El Tiempo, Santos “nunca le había hablado tan duro a su colega” como lo hizo el jueves.

Los militares venezolanos estuvieron instalados en una playa sobre la ribera colombiana del río fronterizo Arauca, según determinó el gobierno en Bogotá.

Venezuela ha dicho que la zona del río Arauca en la que estaba asentado el campamento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) es “susceptible de alteraciones, producto de cambios climatológicos”. Sin embargo, Colombia ha sostenido desde el comienzo que el área donde están los militares venezolanos es territorio colombiano.

Colombia y Venezuela comparten una porosa frontera de 2.200 kilómetros. En 2015 y 2016, la relación bilateral se tensó tras el cierre de la línea limítrofe, ordenado por el presidente Maduro aduciendo problemas de contrabando, narcotráfico y seguridad.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente