Los equipos, obligados a cambiar el sistema del gato trasero

61

La FIA comunica a los equipos que deben modificar sus sistemas de anclaje por seguridad
Las medidas impuestas por la Federación deben aplicarse desde ya en el GP de Mónaco

Durante el mes de abril, el mundo del automovilismo vivió una tragedia dada la amputación de las dos piernas al joven piloto de 17 años, Billy Monger, después de un accidente frontal contra otro coche en la F4 Británica.

La investigación de la FIA sobre dicho accidente ha resultado en una directriz hacia todos los equipos de Fórmula 1 para que cambien los puntos de soporte del gato hidráulico trasero -el punto donde el mecánico encargado de alzar el monoplaza en una parada en boxes coloca dicho gato- que es un sitio donde algunas piezas tienden a sobresalir para ayuda del mecánico. Así se lo ha comunicado a todos los integrantes del Gran Circo el director de seguridad de la FIA, Laurent Mekies.

Los equipos deberán cambiar estos anclajes traseros ya este fin de semana para Mónaco, cuya acción en pista empieza hoy, dado que han considerado que la dureza del golpe de Monger fue dada, entre otros factores, por el diseño del soporte del gato trasero del monoplaza contra el que impactó.

“Siguiendo la multitud de accidentes contra las traseras de los coches de varias categorías de monoplazas, la FIA quiere que los equipos de F1 se aseguren de que sus diseños del anclaje del gato trasero no puedan actuar agresivamente en un accidente”, ha citado Mekies en el comunicado que envió a los equipos.

“Considerando la dureza, la forma y la posición de los puntos de soporte del gato trasero del coche, son considerados puntos donde se puede originar un contacto entre coches y alterar el diseño de otro monoplaza. El uso de diseños agresivos no se permitirá a partir del GP de Mónaco”, ha añadido.

¿HASTA DÓNDE LLEGA UN DISEÑO AGRESIVO?

“Geométricamente no puede ser el primer punto de contacto entre un morro y el RIS (estructura de impacto trasera), y estos puntos de soporte no pueden sobresalir más de 45 milímetros de la superficie del RIS”, ha explicado Mekies.

Los equipos no han tenido problema en aceptar esta medida, dado que todos entienden que lo primero es la seguridad, así como afirma Guenther Steiner, jefe del equipo Haas. El americano reconoce que las partes llegaron ayer por la mañana a Mónaco pero que esto no les supone un gran problema.

“Tuvimos que cambiar el punto donde elevábamos el coche con el gato. Es un cambio por buenas razones. Las partes llegaron el miércoles, pero todo está controlado. Partes del gato hidráulico tuvieron que ser cambiadas, así como algo de la estructura del coche también, pero no fue nada complicado”, ha confirmado Steiner para la publicación británica Autosport. “Esta medida es la correcta y tuvo un apoyo total. Hay una razón para hacerlo y si hemos aprendido algo, debemos cambiarlo”, ha concluido.

El punto de soporte de los gatos traseros será revisado en todos los garajes por la FIA antes de empezar los Libres 1 en el Principado.