El Estado alemán de Schleswig-Holstein, al norte del país, ha puesto a la venta los primeros billetes de cero euros a un precio de 2,5 euros, y la edición limitada de 5.000 ejemplares se ha agotado en apenas unas horas. Aunque los billetes no tiene ningún tipo de valor adquisitivo, por lo que es imposible hacer una transacción comercial con ellos, han recibido el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE).

Los ejemplares están pensados para coleccionistas y turistas que pasen por el Estado alemán y quieran llevarse un recuerdo. En el anverso aparece el buque escuela alemán Gorch Fock II, en el puerto de Kiel, a orillas del mar Báltico, mientras que en el reverso se puede apreciar un collage con algunos de los principales monumentos europeos: la Sagrada Familia de Barcelona, el Coliseo romano, la torre Eiffel de París, la puerta de Brandemburgo o el Mannken Pis de Bruselas.

El billete tienen la misma apariencia que uno real, solo se diferencia por el ‘0’ impreso en la parte superior izquierda. Así, está estampado en papel moneda y cuenta con los mismos elementos de seguridad que cualquier otro: sello holográfico, elementos en relieve, hilo de seguridad, marcas de agua para impedir su falsificación y número de serie.

Los ejemplares han causado furor entre los amantes de la numismática y se han agotado a las pocas horas de ponerse a la venta. “Durante mucho tiempo fue considerado un mito el billete de cero euros. Por tanto, este raro ejemplar, realmente genuino, tiene una gran demanda entre los coleccionistas”, explica el portal de turismo de Kiel, la capital del Estado, que ya anunciado que en cinco semanas habrás más ejemplares disponibles.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente