Hemos visto la escena conmovedora en la que una mascota y un niño juegan entendiendose con complicidad inimaginable, entre los animales domesticos más comunes en casa se destacan los perros y los gatos, estos últimos generan ternura en algunos y molestias en otros por el miedo a que su pelaje quede en el aire y produzca nfermedaades extrañas e incurables a sus familiares. Para sorpresa de algunos, el felino de las “7 vidas” entró en la lista de las mascotas que podrían brindarle ciertos beneficios a la salud de los niños.

Un estudio reciente encontró que tener un gato en casa cuando tus hijos aún son bebés, podría protegerles de padecer asma en el futuro.

La investigación llevada a cabo por científicos de Dinamarca, reveló que los gatos previenen que el asma se desarrolle en los bebés que son portadores del “gen del asma”, 17q21. En palabras simple: si el niño es propenso a padecer asma en el futuro, el convivir con un gato, de cero a cinco años, le ayudará a prevenir que la enfermedad se desarrolle.

Estos resultados los obtuvieron al analizar a más de 300 niños con riesgo de padecer asma en el futuro, quienes eran hijos de mujeres que sí lo padecieron. Se analizó y concluyó que; los niños que habían pasado tiempo con un gato cuando eran bebés, se les había “desactivado” el gen que los hacía propensos a padecer asma.

 


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente