Los ingenieros de F1 quieren conocer los motores de 2021 cuanto antes

306
  • Lowe y Clear explican sus preferencias de cara a la próxima generación de motores
  • “Tenemos que pensar en el contexto de lo que necesitará el deporte”, afirma Clear

Los V6 1.6 Turbo estrenados en 2014 terminarán su recorrido a finales de 2020. Desde los equipos ya se está pidiendo un planteamiento sobre qué tipo de unidad de potencia se definirá y así evitar problemas de malentender el concepto como pasó hace un par de años.

Tanto Paddy Lowe (Mercedes) como Jock Clear (Ferrari) destacan la necesidad de tener previsión, a la vez que destacan la funcionalidad de la misma unidad de potencia respecto a la tecnología de calle.

“Hay preguntas bastante importantes que salen del planteamiento inicial”, explica Lowe. “¿Cómo definir un motor o unidad de potencia correcto para el deporte pero también relevante para el tipo de motores que usarán los coches de calle en un futuro? ¿Debemos mantenernos unidos a la tecnología que cada vez es más eléctrica o debemos trabajar por nosotros mismos?”

Desde que la tecnología híbrida llegó a la F1 -ya sea por KERS o por las actuales unidades de potencia- el aficionado medio se ha ido quejando de las implementaciones a nivel de motores. Una de las quejas es la falta de ruido. Hace unos años, los motores V10 y V8 eran estruendosos, con lo que los aficionados relacionaban ruido y velocidad a la F1. Paddy Lowe plantea el debate desde otro punto de vista.

“Es cierto que no se iguala al nivel de sonido de los V8 o V10, pero aún causa un debate interesante”, ha proseguido. “Creo que los coches de calle del futuro llegarán a ser silenciosos en algún momento si son todos eléctricos. ¿Entonces en la F1 querremos sonido? ¿Asociaremos sonido con rendimiento? Hay debates interesantes y creo que deberiamos empezar el proceso [de planteamiento de los nuevos motores]“.

En cuanto a Jock Clear, el ingeniero de Ferrari admite que “subestimaron” el desafío de los actuales V6 turbo híbridos, decepcionando al público y creando grandes diferencias entre motoristas.

“Debido a eso, cuanto antes empecemos, antes conoceremos el terreno y antes podremos llegar a una solución que sea la mejor para el deporte”, ha comentado. “Necesitamos pensar en el contexto de lo que el deporte necesita, lo que el público quiere y lo que se ve bonito. Pese a ello, esto [la F1] es fundamentalmente un desafío tecnológico y debemos acertar con la tecnología elegida“.

La F1 siempre ha sido el laboratorio de pruebas de las nuevas tecnologías. La aplicación de la tecnología usada en los Grandes Premios a la calle es el principal reclamo para las marcas, aparte de ser un escaparate a nivel mundial. Si no hay esa investigación, las marcas pierden el interés.