Los 80 fueron una fábrica constante de héroes de acción. Al menos un nuevo héroe por mes aparecía en esa época para abastecer el apetito de aventura que los niños (y los no tan niños) solicitaban con ansias. Hombres de pocas palabras, listos en cualquier momento para enfrentar la adversidad, burlar a cualquier equipo de inteligencia y con las agallas suficientes para arriesgar su vida en caso de que una dama o un amigo estén en peligro.

En esta nota, Tactical Security nos acerca la lista de los 5 héroes que más nos representaron en esta década de peinados altos y ropa fluorescente.

Martin Riggs – (Lethal Weapon, 1987)

Todos lloramos con su interpretación de William Wallace mientras gritaba por su libertad, pero, sin duda, Mel Gibson nos hizo divertir mucho más cuando se puso en la piel de Martin Riggs, el típico policía duro que no tenía problemas en salirse del manual cuando la misión lo requería. Si a esto le sumamos la compañía de Danny Glover, no podemos otra cosa que pedir una nueva película con ellos dos juntos.

John McClane – (Die Hard, 1988)

Todo comienza con la típica situación de “estar en el lugar equivocado en un mal momento”.  El duro y poco expresivo policia Johan McClane (Bruce Willis) queda atrapado en plena navidad en el edificio Nakatomi Plaza justo cuando a un grupo terrorista secuestra a los empleados de la compañía en la que su ex esposa trabaja, ella incluida. Sin armas, descalzo y sin necesidad de usar equipamientos de vigilancia óptica McClane se convierte en la pesadilla de los terroristas en la imperdible “Die Hard”.

John Rambo – (First Blood, 1982)

En su primera aparición Rambo se convierte por momentos casi en el villano, al ser acorralado por un grupo de policías de un pequeño pueblo que no quiere tener gente “de mal aspecto” rondando. Luego de su interpretación de un ex combatiente de Vietman, Sylvester Stallone vuelve en las secuelas para convertirse en el “real héroe americano” que las audiencias esperaban.

John Matrix (Commando, 1985)

Solo a un estúpido se le ocurriría secuestrar a la hija de un ex comando y llevarla a una isla centroamericana repleta de soldados equipados con temibles armas y avanzada tecnología de visión nocturna. Sin embargo sí sucede y Arnold Schwarzenegger personificando a John Matrix va en contra de todas las probabilidades al enfrentarse solo (y derrotar por completo, claro) a todo un ejército. Commando es una película divertida y totalmente inverosímil, pero imposible de dejar de ver.

Indiana Jones (Raiders of the Lost Ark, 1981)

Sólo lo detiene el miedo a las serpientes y los nazis (que parece que tuvieran un GPS tracker para encontrarlo siempre). El arqueólogo más famoso de la historia del cine (interpretado por el inoxidable Harrison Ford) nos hizo vibrar en cada momento en la pantalla. No podemos hacer otra cosa que pedir una nueva película que mejore el amargo sabor que nos dejó “Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull”.

¿Crees que quedó alguno sin mencionar?

Por: Costanza Martin