Era la primera vez que este tipo de armamento se veía en público y muchos expertos internacionales se preguntaron de dónde habían salido los vehículos gigantescos y la carga que transportaban.

Hay fuertes indicios de que los supuestos misiles pudieron ser suministrados por una empresa china y de que Pekín no lo quiere admitir porque supondría un apoyo indirecto al programa nuclear de Pyongyang.

Ahora, sin embargo, dos alemanes expertos en misiles han desviado la atención afirmando que los misiles de Corea del Norte son falsos.

Si se mira de cerca las fotos de los misiles se ven muchos detalles que sencillamente están mal hechos”

Algo está mal

Si se mira de cerca las fotos de los misiles se ven muchos detalles que sencillamente están mal hechos, lo que indica que puede haber algo mal en todo el programa de Corea del Norte”, explicó a la BBC Markus Schiller, uno de los expertos.

“Los misiles son armas muy complejas. A diferencia de un lanzador de satélites, no construyes un prototipo de misil para lanzarlo una vez y luego incorporar las lecciones aprendidas en el siguiente prototipo”, detalla.

“Para desarrollar un misil se tiene que producir un lote completo de sistemas idénticos con un diseño probado. De lo contrario nunca sabrás si el arma realmente funcionará cuando quieras dispararlo”, agrega Schiller.

El experto subraya que los misiles del desfile norcoreano tienen pequeñas diferencias entre ellos que se suman a las grandes diferencias de configuración y diseño.

Y concluye:

“Los misiles del desfile eran maquetas y, al menos por ahora, Corea del Norte no tiene un misil balístico intercontinental”

En los misiles, por ejemplo, no hay una línea evidente de la separación entre la cabeza y la tercera parte del misil.

Práctica común

También hay preguntas básicas sobre la forma en que se alimenta su sistema. A primera vista, detallan los expertos, se ve que tienen una estructura de combustible sólido que es más propio de un vehículo rodante.

“La tecnología es totalmente diferente, tal vez comparable a una turbina de gas o a un motor eléctrico. Por lo tanto, parece coherente pensar que este misil es de combustible líquido y no de combustible sólido”, detalla Schiller.

Pero añade: “hasta el momento no hemos visto que un misil de este tipo funcione. Ahora bien, existe una tercera posibilidad: el misil no es ni líquido ni sólido. Simplemente no hay misil”.

Los expertos alemanes señalan que engañar con maquetas no es exclusivo de Corea del Norte.

“Es una práctica común en muchos desfiles militares”, comentó Schiller.

“Sabemos que en los desfiles de Alemania del Este se enseñaban carcasas vacías. Y estamos bastante seguros de que lo aprendieron de sus hermanos soviéticos”

Agregó.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente