El poder de los ojos, y no las extremidades, fue lo primero que llevó a nuestros antiguos ancestros acuáticos para dar el salto trascendental del agua a la tierra firme. Los animales parecidos a los cocodrilos vieron por primera vez comidas fáciles en la tierra y luego desarrollaron miembros que les permitieron llegar allí, según una nueva y provocativa teoría científica. El neurocientista e ingeniero Malcolm A.

MacIver, de la Northwestern University, y el biólogo evolutivo y paleontólogo Lars Schmitz, de los Claremont McKenna, Scripps and Pitzer Colleges, han estudiado el registro fósil y descubierto que los ojos casi triplicaban de tamaño antes -no después- de la transición de agua a tierra. El triplicado coincidió con un cambio en la ubicación de los ojos desde el lado de la cabeza hasta la parte superior.

El rango visual ampliado de ver a través del aire puede haber llevado a cerebros más grandes en vertebrados terrestres tempranos y la capacidad de planificar y no simplemente reaccionar, como hacen los peces. “¿Por qué subimos a la tierra hace 385 millones de años? Somos los primeros en pensar que la visión podría tener algo que ver con ella”, dijo MacIver, profesor de ingeniería biomédica y de ingeniería mecánica en la Escuela McCormick de Ingeniería.

“Hemos encontrado un enorme aumento en la capacidad visual en vertebrados justo antes de la transición del agua a la tierra. Nuestra hipótesis es que tal vez estaba viendo una cornucopia de alimentos inexplotados en la tierra -milpiés, ciempiés, arañas y más- que llevó a la evolución a desarrollar extremidades a partir e las aletas”, dijo MacIver. (Los invertebrados llegaron a la tierra 50 millones de años antes de que nuestros antepasados vertebrados hicieran esa transición.)

La ampliación de los ojos es importante. Simplemente haciendo emerger esos ojos sobre la línea de agua, los peces podrían ver 70 veces más lejos en el aire que en agua. Con la triplicación del tamaño del ojo, el espacio visualmente monitoreado del animal aumentó un millón de veces. Esto ocurrió millones de años antes de que existieran animales completamente terrestres.

“Los ojos más grandes son casi inútiles en el agua porque la visión se limita en gran medida a lo que está directamente enfrente del animal. Pero el tamaño del ojo más grande es muy valioso cuando se mira a través del aire”, dijo Schmitz. El estudio “Aumento masivo en la escala visual precedió al origen de los vertebrados terrestres”, ha sido publicado por la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

El aumento masivo en la capacidad visual permitida por la visión en el aire permitió probablemente que los animales de extremidades tempranas desarrollaran una cognición más compleja. Estos animales ya no estaban obligados a reaccionar con una velocidad de fracción de segundo como era requerido por la vida en el agua que limitaba la visión. Finalmente, los investigadores dijeron que la evolución llevó a la capacidad humana de la cognición prospectiva: el poder de sopesar las opciones para el futuro y elegir estratégicamente.